Más problemas para Petrobras en medio de corrupción

La petrolera estatal debe pagar más regalías en disputa sobre Parque de las Ballenas. Se trata de 350 millones de reales (112 millones de dólares) adicionales en cada trimestre.
Martes 7 de julio de 2015

La petrolera estatal brasileña Petrobras debe pagar al Gobierno cerca de 350 millones de reales (112 millones de dólares) adicionales en regalías cada trimestre por el crudo producido en siete campos costa afuera bajo un fallo arbitral, dijo el lunes la empresa.

Los campos, que son 100 por ciento propiedad de Petróleo Brasileiro SA, como es conocida formalmente Petrobras, incluyen a tres de las 20 concesiones de mayor producción de Brasil.

Esos tres campos produjeron 273.000 barriles equivalentes de petróleo y gas natural por día en mayo, cerca de un 10 por ciento del bombeo total de la firma en Brasil.

El fallo preliminar de un panel de arbitraje es una medida cautelar y no trata sobre el mérito de un reclamo del regulador del sector petrolero de Brasil, la ANP, que exige el pago de otros 2.200 millones de reales en regalías que se remontan al segundo trimestre del 2014, dijo Petrobras en un comunicado.

La decisión fue adoptada el jueves por la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional.

Las regalías adicionales afectarán adversamente las finanzas y las utilidades de Petrobras, que lucha por aumentar su producción y pagar más de 120.000 millones de dólares en deudas, la más alta de cualquier petrolera en el mundo.

También ayudarán al Gobierno brasileño, que busca conseguir ingresos adicionales mientras lucha con un descenso de la recaudación tributaria por una desaceleración de la economía.

Los pagos, conocidos en Brasil como "participación especial", son una regalía adicional que se paga al Gobierno sobre grandes campos especialmente productivos por sobre el 10 por ciento estándar por barril.

En algunos casos, la participación especial puede subir las regalías sobre cada barril a un 40 por ciento.

Petrobras buscó el arbitraje después de que la ANP dijo que los siete campos petroleros -Ballena Enana, Ballena Azul, Ballena Franca, Cachalote, Caxaréu, Jubarte y Pirambu- que componen el área conocida como Parque de las Ballenas deberían ser considerados como una zona de producción única.

Esto hizo que el área se viera afecta a las regalías de participación especial.

Petrobras dijo que continuará con su lucha legal y administrativa contra la decisión de la ANP y otros cargos adicionales.

El Parque de las Ballenas se encuentra en el extremo norte de la Cuenca Campos, a unos 120 kilómetros al sur-sureste de Vitória, Brasil, capital del estado de Espirito Santo.


EJECUTIVO ARRESTADO

Los sabuesos del juez federal Sergio Moro ordenaron el pasado jueves una nueva prisión: se trata del ex director de la petrolera brasileña, Jorge Zelada, el cuarto hombre entre los ex funcionarios top de la estatal que es puesto tras las rejas.

Se sospecha que coimeó a una empresa constructora de plataformas de explotación de crudo. La desconfianza surgió al descubrirse que el hombre había girado 7 millones de euros de una de sus cuentas en Suiza a otra de Mónaco.

Según los fiscales de esta causa, hay indicios de que Zelada recibió dinero a cambio de contratar a la empresa Vantage Drilling un navío sonda destinado a la exploración del petróleo marino.

Según la policía federal, habría irregularidades en ese contrato. Según un informe del Ministerio Público en Curitiba, base operacional del juez Moro, la sospecha reside en que “el contrato fue celebrado a partir de premisas optimistas que luego no se confirmaron”.

Así, se habrían encargado más equipos de los necesarios. Para los fiscales, el gran delito reside en que el ex funcionario acusado “no siguió procedimientos de gobernanza empresarial requerida en estas contrataciones”.

Para el defensor de Zelada, el abogado criminalista Eduardo de Moraes, “este juicio (el de la corrupción en Petrobras) está transformando la prisión, que es una medida de excepción, en la regla. Y esto hiere definitivamente los principios constitucionales”.