Se registran 700 secuestros virtuales por semana

Se cree que en al menos 10 por ciento de los casos las bandas logran convencer a sus víctimas utilizando técnicas cada vez más sofisticadas. La puesta en escena de las bandas incluye amenazas, gritos de personas que simulan torturas y una logística para cobrar los "rescates".
Miércoles 8 de julio de 2015
Los secuestros virtuales han ido en ascenso hasta registrar actualmente unos 700 por semana y se cree que en al menos 10 por ciento de los casos las bandas logran convencer a sus víctimas utilizando técnicas cada vez más sofisticadas.

Aunque la modalidad lleva varios años instalada como alternativa delictiva, los secuestros virtuales no paran de conseguir víctimas, en base a técnicas cada vez más sofisticadas para convencer de que realmente un familiar fue raptado.

La puesta en escena de las bandas incluye amenazas, gritos de personas que simulan torturas y una logística para cobrar los "rescates".

El problema viene pegando duro, incluso, entre personajes famosos, con un promedio semanal de 70 golpes "exitosos" y recaudaciones millonarias.

Los últimos casos conocidos tuvieron como víctimas a periodistas reconocidas, como Sandra Russo y Soledad Larghi, quien brindó detalles de la dramática situación.

"La verdad que lo conté cuando llegué al canal. Estaba en casa a la noche y me suena el teléfono y era mi papá que estaba muy nervioso y me cuenta que lo llamaron diciendo que era yo", relató la profesional, que conduce el noticiero de la mañana en América 24.

Según el Diario Popular, actualmente, desde la justicia calculan que los secuestros virtuales se registran a un ritmo de 700 casos por semana, y se cree que en al menos el 10 por ciento las bandas logran convencer a las víctimas de que tienen un familiar o allegado raptado, logrando cobrar "rescates" en dinero u objetos de valor.

En el último tiempo, para reforzar la tenebrosa modalidad, los delincuentes incorporaron a "lloronas" o "aulladores", que simulan sufrir golpes y torturas en el falso cautiverio.

La cantidad de casos es la que estima la justicia de maneraa proximada, ya que muchos casos no llegan a denunciarse porque no se consuman.

"Nueve de cada diez son en grado de tentativa. Es decir, los delincuentes realizan las llamadas y no logran cobrar rescates. Pero del diez por ciento les alcanza para recaudar muchísimo dinero", dijo Luis Vicat, licenciado en Seguridad Pública en declaraciones a Diario Popular.

Al contar su experiencia,la periodista Larghi manifestó que "la mujer que llamó a su padre tenía la misma voz que ella y le decía que le había pasado algo terrible y que necesitaba plata".

"Le dice "cuánta plata tenía en efectivo en el lugar secreto". En ese momento mi padre comenzó a dudar y le preguntó "a qué hora había terminado de trabajar" y ante esa pregunta le cortan el teléfono y me llamó", explicó.

Para Vicat, "ya son tantos los hechos bajo esta modalidad que casi todos conocemos a alguien que padeció esto, al menos con hechos que afortunadamente sólo fueron llamados extorsivos que no llegaron al final".