Battaglia se despidió ante una Bombonera repleta

El volante tuvo su merecido homenaje ante su gente luego de abandonar la práctica deportiva por una lesión en su tobillo derecho. La despedida contó con importantes figuras del "Xeneize" como Martín Palermo y Juan Román Riquelme.
Jueves 9 de julio de 2015
Sebastián Battaglia, uno de los hijos pródigos de Boca Juniors, quien debió abandonar el fútbol hace dos años por una lesión rebelde en su tobillo derecho, tuvo este miércoles por la noche su fiesta de despedida en una Bombonera repleta que lo ovacionó y le brindó su cariño, junto a los futbolistas con los que brilló durante su permanencia en el equipo que lo vio nacer y lo cobijo en dos etapas como jugador.

El volante, nacido el 8 de noviembre de 1980 en la ciudad de Santa Fe, se inició en las divisiones inferiores de Boca, donde ya como profesional jugó en dos etapas entre 1998-2003 y 2005-2011, con una pequeña interrupción en el medio cuando estuvo un año en el Villarreal de España.

Las más de 45 mil personas que colmaron el estadio se instalaron desde muy temprano para homenajear al ídolo, quien obtuvo 17 títulos con la camiseta 'xeneize', 10 de ellos internacionales.

La excusa para el festejo fue un partido compuesto por dos equipos del pasado y del presente de Boca, cuyos futbolistas ingresaron con camisetas con el número cinco en sus espaldas (la que usó Battaglia en toda su trayectoria), ovacionados por la multitud.

Los más festejados fueron Battaglia, Martín Palermo, Juan Román Riquelme, Guillermo Barros y Carlos Bianchi, quien fue el entrenador de uno de los equipos. También fueron recibidos de la manera especial los colombianos Mauricio Serna y Jorge Bermúdez.

Hubo también un momento para que los ex compañeros de Battaglia le dirigieran unas palabras. Palermo, quien fue ovacionado por toda la cancha, indicó que "lo importante es la tribuna y esta despedida". Bianchi consideró que "es una pena que Sebastián haya tenido que largar el fútbol tan joven". A su tiempo, Riquelme, quien recibió una de las máximas ovaciones, a excepción del sector que ocupa la "12", puntualizó: "Es una emoción grande estar acá, esto es para la gente y Sebastián".

La ovación a Riquelme fue seguida de insultos y cánticos en contra del presidente Daniel Angelici, los cuales fueron lanzados por el estadio en pleno, con excepción del sector de la "12". También se desplegó un telón de color amarillo con ribetes azules, que regaló Carlos Tevez y que rezaba "la historia continúa y la escriben los que ganan".

En medio de los festejos hubo un partido entre dos equipos. Por el conjunto azul actuaron Roberto Abondanzieri; Hugo Ibarra, Jorge Bermúdez, Aníbal Matellán y José Calvo; Sebastián Battaglia, Mauricio Serna, Juan Román Riquelme y Gustavo Barros Schelotto; Marcelo Delgado y Martín Palermo. DT: Carlos Bianchi. Con camiseta amarilla lo hicieron Guillermo Sara; Jorge Martínez, Rolando Schiavi, Nicolás Burdisso y Juan Kuproviesa; Matías Donet, Alfredo Cascini y Diego Cagna; Pedro Iarley; Guillermo Barros Schelotto y Antonio Barijo. DT: Jorge Ribolzi.

El encuentro se suspendió cuando Battaglia hizo un gol de tiro penal para los azules, que se impusieron por 6 a 4.

Los tantos de los azules los marcaron Riquelme, en dos ocasiones, Palermo, Matellán, Delgado y Battaglia. Los goles de los amarillos los concretaron Pedro Iarley, Antonio Barijho, Omar Pérez, quien ingresó en el segundo tiempo, y también Battaglia, desde los doce pasos, sancionado por el juez Héctor Baldassi.

Tras el partido se pasó por pantalla gigante un video en el que lo saludaban sus ex compañeros y luego Raúl Lavié cantó "A mi manera". Finalmente, Sebastián saludó a todo el público junto a su familia. Para culminar, Battaglia se dirigió a la multitud y agradeció el cariño de todos.

El último partido profesional de Battaglia en Boca fue en diciembre del 2011 en All Boys, luego Sebastián intentó regresar, pero las lesiones se lo impidieron y en el 2013 decidió abandonar la práctica del fútbol profesional.

Battaglia jugó 356 partidos a lo largo de su carrera y convirtió 6 goles, todos en Boca Juniors; mientras que en el seleccionado argentino se desempeñó en diez cotejos y no convirtió tantos.

En Boca Battaglia logró todos los títulos que cosechó, siete torneos locales y diez internacionales: Cuatro Copas Libertadores, dos Copas Intercontinentales, una Copa Sudamericana y tres Recopas Sudamericanas.