El polémico regalo de Evo a Francisco: "Eso no está bien"

El Papa vivió un tenso momento luego de recibir un extraño obsequio por parte del presidente boliviano. El Sumo Pontífice le hizo saber que no estaba muy de acuerdo con el presente. ¿Cuál fue el regalo?
Jueves 9 de julio de 2015

El regalo que el presidente boliviano, Evo Morales, le hizo al Papa: un tallado donde Cristo aparece crucificado en una hoz y un martillo, símbolos del ateísmo comunista, es una réplica de un tallado que hizo el sacerdote jesuita Luis Espinal antes de ser asesinado en marzo de 1980 en La Paz. La pieza original se encuentra en la sede de la Compañía de Jesús de la capital boliviana. El Sumo Pontífice, al verlo, lo primero que dijo fue: “No está bien eso”.

El sacerdote jesuita Xavier Albó, amigo de Espinal, relató: "Lucho en la nueva cruz acopló al Cristo de sus primeros votos, con un martillo vertical y una hoz horizontal para expresar el necesario pero huidizo diálogo cristiano marxista, con los obreros y campesinos. El que lo hiciera con el Cristo de sus votos muestra cuán adentro sentía la urgencia de tal diálogo". También relató que el tallado de Espinal se refería a la huelga de hambre que en enero de 1978 forzó al dictador boliviano Hugo Banzer a convocar a elecciones nacionales en julio de ese año.


Morales entregó también su libro biográfico titulado ‘Mi vida en Orinoca’ y el texto ‘Libro del Mar’ publicado por la Cancillería y la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar).

Otro de los obsequios que recibió el sumo pontífice fue un traje de cura hecho con bordados en la parte delantera que fue entregado en una gran caja de regalo.

El papa Francisco agradeció al presidente por los regalos y juntos caminaron hacia la Catedral Metropolitana Nuestra Señora de La Paz donde el pontífice sostuvo un breve encuentro con personalidades nacionales en la nave mayor de esa basílica.

-