A pesar del "no", Grecia llevó un plan de ajuste a la Eurozona

Tras conocerse el nuevo paquete de reformas del presidente griego, la gente expresó su bronca en las calles y las redes sociales porque las medidas de austeridad se acercan a “acordar” con las instituciones.
Sábado 11 de julio de 2015
Tras conocerse el nuevo paquete de reformas la noche del jueves al viernes, miles de internautas helenos criticaron duras críticas al Gobierno en la red social Twitter convirtiendo el hashtag #ExplainNoToTsipras en trending topic en Grecia.

“Desde luego yo no sé por qué razón se ha convocado el referéndum, si ahora nos traen medidas de austeridad iguales o peores que las que rechazamos”, se queja Efi, empleada de una agencia de viajes, mientras hace fila ante un cajero a fin de retirar los 60 euros diarios que permite el corralito: “Está claro que el Gobierno quería salir reforzado de cara a la negociación pero yo sigo sin verle el sentido”.

Otros votantes del no, en cambio, son más contemporizadores, como el florista Georgios Mutazis, pese a que pasa los días sin apenas vender un ramo. “No sólo por el corralito, es porque la gente no tiene dinero a causa de la crisis”, puntualiza. “La situación es muy difícil para nuestro Gobierno y para Grecia, aunque también para otros países del sur. Y Tsipras ha hecho lo que ha podido, aunque al final ha tenido que aceptar medidas que nos seguirán ahogando”, cree. O como el librero Vasilis: “El no nos hizo ganar como pueblo. Es cierto que ahora tenemos que aceptar las mismas medidas, pero yo volvería a votar no, aunque nos echen del euro”.

La mayoría de la prensa, pese a ser buena parte de ella contraria al Gobierno izquierdista, subraya que las propuestas enviadas a Bruselas, si bien incluyen “nuevas medidas de austeridad”, acercan a las partes al “acuerdo” con las instituciones.