Francisco: "La mujer paraguaya es la más gloriosa de América"

Durante la misa, el Papa recordó el "gran valor y abnegación" que tuvieron para "levantar un país derrotado, hundido y sumergido por una guerra inicua".
Sábado 11 de julio de 2015

El papa Francisco presidió una misa multitudinaria en la explanada del santuario paraguayo de la Virgen de los Milagros de Caacupé, donde miles de peregrinos argentinos le expresaron su cariño al pontífice tras pasar la noche en vigilia para verlo.

"Estar aquí es sentirme en casa", dijo el pontífice argentino al iniciar la celebración eucarística y recordó que el santuario de Caacupé, como el bonaerense de Luján, es una casa donde acudir para pedir y agradecerle a "nuestra Madre".

El Papa llamó a "primerear en el amor" y destacó a la mujer paraguaya en su primera misa campal en el marco de su estadía en Paraguay, tercera y última escala de su visita sudamericana que también incluyó a Ecuador y Bolivia.

"Ustedes mujeres y madres paraguayas con gran valor y abnegación han sabido levantar un país derrotado, hundido, sumergido por una guerra inicua", subrayó ante la multitud presente en la explanada del santuario mariano de Caacupé, a unos 50 kilómetros de Asunción, y que hoy fue elevado a la categoría de basílica.

Miles de peregrinos argentinos pasaron la noche en carpas o la intemperie en los alrededores del santuario y debieron soportar la lluvia de la madrugada, para guardar una posición de privilegio a escasos metros del altar donde Francisco celebró la misa.

Grupos de Corrientes, Chaco, Salta, Misiones y Formosa, además de contingentes de las villas porteñas y bonaerenses, dijeron presente en la "capital espiritual del Paraguay", donde exhibieron banderas celestes y blanca, imágenes de la Virgen de Luján y carteles con la frase "Hagamos lío por el amigo de los pobres".

"El Papa nos transmitió una gran paz interior; eso es lo que necesitamos los argentinos, que estamos pasando un momento muy pero muy feo por la violencia, por la situación económica", dijo a la prensa una mujer con un cartel de la parroquia San José, de Córdoba.

En tanto, Mirta Isla, de la parroquia Medalla Milagrosa de Posadas, dijo que viajó al vecino país "para pedirle al Papa una bendición para nuestra familia, para nuestra Argentina y para nuestro Chaco".

El vocero de la Santa Sede, el sacerdote jesuita Federico Lombardi, aseguró en Asunción que el Papa está "muy cercano" a la realidad argentina y señaló que gracias a "un desvío" el avión que lo trasladaba ayer desde Bolivia al Paraguay sobrevoló el espacio aéreo argentino.

"Francisco está feliz de estar en este pequeño país que conoce bien y que ama y también tan cerca de su patria", acotó.

En conferencia de prensa, Lombardi destacó este gesto del Papa hacia sus compatriotas, aunque aclaró que la ruta tomada no fue planificada ni pedida por el pontífice, sino que estaba entre las rutas posibles.

Ayer, al sobrevolar Formosa, el Papa envió un telegrama de salutación a la presidenta Cristina Fernández, en el que abogó por un crecimiento de la nación en los valores humanos y espirituales y un mayor compromiso de los argentinos con la justicia y la paz.

La mandataria argentina participará mañana de la segunda misa masiva que presidirá el Papa en el parque Ñu Guazú, de Asunción, y mantendrá luego su sexto encuentro con Jorge Bergoglio desde su elección pontificia en marzo de 2013.

Invitada por el presidente del Paraguay, Horacio Cartes, Fernández de Kirchner asistirá a la celebración eucarística junto a sus colegas Dilma Rousseff de Brasil y Tabaré Vázquez de Uruguay.