Papa pidió “tener abiertas las puertas del corazón”

Francisco cerró su gira por Latinoamércia con una multitudinaria misa campal en el parque Ñu Guazú. Asistieron 600 mil personas. Viajaron contingentes de argentinos, uruguayos y brasileños.
Domingo 12 de julio de 2015

El papa Francisco reclamó hoy una mayor "hospitalidad" con quienes piensan distinto, con los desocupados y con los pueblos originarios durante una misa multitudinaria en Asunción de la que participaron la presidenta Cristina Fernández y el mandatario de Paraguay, Horacio Cartes.

El pontífice exhortó a pasar de la lógica de "la división", "la superioridad", "el dominio", "de aplastar" y "de manipular" a la lógica de la hospitalidad y de la fraternidad.

"No se convence con los argumentos, las estrategias y las tácticas sino aprendiendo a hospedar", advirtió e insistió delante de la mandataria argentina en su llamado a "abrir las puertas" al hambriento, al desempleado, a las culturas diferentes y a quien "no piensa como nosotros".

La misa del Papa en el campo grande de Ñu Guazú fue la última de la gira sudamericana que incluyó también a Bolivia y Ecuador, antes de despedirse esta tarde del pueblo paraguayo.

Miles de peregrinos argentinos participaron de la celebración eucarística después de una noche de vigilia difícil debido a las lluvias y el barrizal que se generó en las vías de acceso al lugar donde se levantó un magnífico altar compuesto por unas 32.000 mazorcas de maíz, cocos, zapallos y miles de semillas.

Francisco hizo en su homilía un fuerte llamado a la fraternidad y aunque dirigida especialmente a los cristianos tuvo connotaciones políticas.

Esa fue la segunda vez en cinco días que la primera mandataria escucha reclamos desde la Iglesia sobre la necesidad de escuchar y dialogar con quienes piensa distinto.

El arzobispo de Tucumán, monseñor Alfredo Zecca, lo había hecho el miércoles durante el tedeum del 9 de Julio, cuando criticó "discurso único y excluyente que convierte automáticamente en enemigo al que con todo derecho discrepa".

Ayer Fernández de Kirchner se quejó por la cobertura periodística que recibió el telegrama que el Papa le envió el viernes cuando sobrevolaba el espacio aéreo argentino.

En su cuenta de Twitter, aseguró que fue tergiversado el mensaje de salutación en el que el pontífice abogó por un crecimiento de la Nación en los valores humanos y espirituales y un mayor compromiso de los argentinos con la justicia y la paz.

En el marco de la visita apostólica al Paraguay, el Papa bendijo ayer dos imágenes de la Virgen que el cura villero José María "Pepe" Di Paola llevó junto con un grupo de vecinos y que serán entronizadas en dos templos de la Villa La Cárcova, de la localidad bonaerense de José León Suárez.

"Estábamos viendo al Papa desde la parte de atrás de la plaza cuando me llegó un llamado y nos invitaron a compartir la misa desde el altar. La gente estaba con mucha expectativa y, gracias a Dios, cumplimos uno de los objetivos que teníamos", dijo el sacerdote.

En otro encuentro fuera de agenda, Francisco se reunió ayer con Ana María y Mabel Careaga, hijas de Esther Ballestrino, quien fue la primera jefa de Jorge Bergoglio en un laboratorio de Buenos Aires en 1953.

El Papa les reconoció a estas mujeres que su madre, una exiliada paraguaya y militante del Partido Revolucionario Febrerista, fue quien le "enseñó a pensar".