Francisco es "El Papa peronista", según The Economist

“Si uno pudiese aplicar el el término a un prelado de 78 años de edad, que convirtió la falta de ostentación en un arte, entonces el Papa Francisco es una estrella de rock”, dice la revista.
Domingo 12 de julio de 2015
En el marco de la visita del Papa Francisco a Ecuador, Bolivia y Paraguay, la revista The Economist se encargó de describir el tono político de la gira del líder de la iglesia Católica en América Latina, mientras que advirtió sobre la preocupación de algunos analistas de que el Papa estuviese abusando su costado político.

“Si uno pudiese aplicar el el término a un prelado de 78 años de edad, que convirtió la falta de ostentación en un arte, entonces el Papa Francisco es una estrella de rock. O al menos es la forma en la que fue recibido esta semana en América Latina”, empieza el artículo de la revista bajo el título “The Peronist pope” (El Papa peronista).

Según la nota, “los tres países que visita el Papa son pequeños y pobres, cuya población, en su mayoría, está compuesta por pueblos originarios. Estos países fueron elegidos cuidadosamente. Francisco, que solía ser sacerdote jesuita en Argentina, valora el trabajo pastoral con los marginados, respeta la humildad popular y promete una ‘iglesia pobre, para los pobres’”. “Y sus palabras entusiasman a los defensores de la Teoría de la Liberación, un conjunto de ideas de izquierda que influenciaron a América Latina en las décadas de 1970 y 1980”, agrega.

Asimismo, uno de sus anfitriones, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, “que se autodenomina ‘un cristiano de izquierda’, declaró esta semana que el Papa respalda las políticas que aplica en su país”. Mientras tanto, “el Papa hizo hincapié en el valor del pluralismo y advirtió que está en contra de las dictaduras, el culto a la personalidad y el afán de los liderazgos individuales”, añade el artículo.

Pero no es la primera vez que Francisco se muestra como un Papa con alto perfil político. También lo hizo al intervenir en la recomposición de las relaciones entre EE.UU. y Cuba. Y eso es lo preocupa a ciertos analistas sobre que el Papa estuviese abusando de su costado político. “Su plan de hacer una escala en Cuba en septiembre antes de visitar los Estados Unidos enojaría a los republicanos y pondría en riesgo la mitad del viaje”, dice el artículo.

Para The Economist, en tanto, “la mayor prueba de habilidad política de Francisco será si podrá ayudar a lograr una transición pacífica y democrática en Venezuela , donde el gobierno impopular de Nicolás Maduro se enfrenta a una probable derrota en las elecciones parlamentarias de este año (si es que son transparentes)”, concluye.