Lo asaltaron, lo encerraron en el baño y lo rescataron 40 horas después

La víctima, de 76 años, llamó a un carpintero que, tras hacer el trabajo encomendado, lo golpeó, lo ató y lo dejó atrapado. Lo liberó la empleada doméstica.
Jueves 16 de julio de 2015
Un hombre de 76 años pasó unas 40 horas encerrado en el baño de su departamento, lugar en el que fue confinado por un delincuente que entró a robar a su domicilio, tras hacerse pasar por carpintero, en la ciudad de La Plata.

La víctima fue asaltada el lunes último por la tarde, en su departamento de 5 y 58, y recién fue liberada este miércoles por la Policía.

La pesadilla empezó alrededor de las 14:00 del miércoles, cuando el hombre recibió a un carpintero que le habían recomendado para arreglar un placard.

Según publicó un diario platense, el recién llegado verificó la tarea a realizar y comenzó a trabajar, pero luego dijo que tenía que bajar a la calle para recoger unas herramientas que había traído en su auto.


Una vez completada la tarea y al momento de cobrar, el carpintero se transformó en delincuente y empezó a golpear al dueño de casa, que vive solo, y a exigirle que le diga "dónde está la plata".

El asaltante le tapó al hombre los ojos y la boca con cintas adhesivas, para luego obligarlo a ir al baño, donde lo encerró con llave.

El delincuente se tomó un importante lapso de tiempo para registrar toda la casa y apropiarse del dinero que había, para después escapar.

En tanto, la víctima permaneció unas 40 horas encerrada en en el baño, lapso en el que golpeó paredes y gritó para pedir ayuda en forma infructuosa.

La pesadilla recién terminó cuando la empleada doméstica llegó este miércoles por la mañana al domicilio para hacer las tareas de limpieza habituales y le llamó la atención la ausencia del dueño de casa.

La mujer pidió la ayuda de un portero y pudo ingresar al domicilio, donde finalmente rescataron al hombre.

El caso fue denunciado a la Policía local, que comenzó las tareas de investigación tendientes a dar con el ladrón, mientras que el damnificado se recuperaba de los golpes y un estado de shock en el que quedó tras el prolongado encierro.