Trucos para no engordar en invierno

En los meses de invierno, los alimentos grasos y calóricos nos gustan más. Si no quieres que se note en tu báscula, hay que ponerle remedio.
Viernes 17 de julio de 2015
Hay muchos factores que nos pueden hacer engordar en invierno. Uno de ellos es que, al haber menos luz y hacer peor tiempo, mucha gente tiene el ánimo más bajo, hay una mayor tendencia a la depresión y recurren a la comida por ansiedad.

Otro motivo es que la lluvia, el frío y otros fenómenos que caracterizan los días de invierno invitan menos a hacer ejercicio, lo que hace aumentar el sedentarismo.

Para evitar esto, lo primero que debemos hacer es buscar actividades que no nos den pereza. Si sabemos que salir a correr no es algo que vayamos a hacer en invierno, mejor probar el gym y buscar actividades que nos motiven.

El otro gran problema es que nuestra dieta en invierno no es lo saludable que debería ser. Si quieres conocer algunos trucos para evitar subir de peso en esta estación, no te pierdas nuestra galería: “Trucos para no engordar en invierno”.

Energía
La energía no solo se obtiene de los carbohidratos. Introduce en tu dieta en invierno las verduras, frutas y hortalizas para sentirte vital.

Caldos
Son los protagonistas de la dieta en invierno. Probablemente, las ensaladas frías te gusten menos en esta estación. Sustitúyelas por caldos y sopas de verduras.

Ocio
El invierno tiene menos horas de luz y días más “grises”. A algunas personas les afecta mucho e influyen en su ánimo. Busca actividades con las que disfrutes y aprovecha tus ratos de ocio para darle a tu espíritu la porción de energía que necesita, evitarás quedarte en casa y comer por aburrimiento.

Ejercicio
Con el mal tiempo del invierno nos apetece más quedarnos en casa, con la manta y viendo la tele. Ponte las pilas y haz ejercicio, tu organismo necesita moverse y es algo clave entre los trucos para no engordar.

Carbohidratos
Cuando llega el invierno, nos apetece más incluir los carbohidratos en nuestra dieta. Sin embargo, no debemos abusar. Lo mejor es buscar el equilibrio. El arroz, la pasta, el pan…son muy beneficiosos pero hay que consumirlos con control. Además, la “versión” integral siempre es más saludable.