Ahora dicen que el arma que mató a Nisman deja rastros

La deflagración deja restos de fulminante en la mano.
Lunes 7 de septiembre de 2015
Tres barridos electrónicos revelaron que la Bersa calibre .22, que mató al fiscal, despide restos de fulminante al momento de dispararse.Las manos del fiscal Nisman no contenían rastros del fulminante que despide un arma al ser disparada.

El peritaje sobre el arma que causó la muerte del fiscal Alberto Nisman determinó que la deflagración del arma deja restos de fulminante en la mano de quien la acciona, algo que no ocurrió en el caso del extitular de la UFI-AMIA.

Los resultados del peritaje, que se realizó en la provincia de Salta con un maniquí recubierto con piel de cerdo, por su similitud con el tejido epitelial humano, dieron positivos al barrido electrónico luego de que se dispara el arma en tres oportunidades.

El arma, que le habría prestado el técnico informático Diego Lagomarsino, dejó rastros de bario, plomo y antimonio, tres componentes que expulsa el Bersa calibre .22.

De este modo, que abierta la posibilidad de que el arma no haya sido gatillada por el propio fiscal federal o bien, que las pruebas sobre la mano de Nisman no hayan sido tomadas correctamente o hayan sido borradas.