Hourcade prueba el equipo para el debut ante los All Blacks

El grupo intensificó trabajos tanto en ataque como en defensa, y a su vez, ensayó formaciones fijas, por el lado de los forwards, y los códigos de ataque y el contraataque, por el lado de los backs.
Miércoles 9 de septiembre de 2015
El entrenador de la Selección argentina de rugby, Daniel Hourcade, empezó a probar el equipo de Los Pumas para el debut en el Mundial de Inglaterra ante Nueva Zelanda, en la primera práctica con oposición en Portugal.

El paisaje tiene otro color para Los Pumas tras su llegada a Portugal, ya que luego de una semana en Leicester, en donde el verano se asemeja más al otoño de la Argentina, los dirigidos por Hourcade cambiaron de ciudad y de clima, en lo que será su última semana antes de retornar a Inglaterra para la Copa del Mundo.

Hospedados en el cómodo complejo deportivo Browns, los jugadores del Seleccionado Mayor tuvieron su primer entrenamiento en la excelente cancha que está ubicada dentro de las instalaciones del lugar mencionado.

Bajo las órdenes de los Preparadores Físicos, Gonzalo Santos y Keir Wenham Flatt, Los Pumas hicieron la entrada en calor divididos en tres grupos y rotando los ejercicios de flexibilidad y movilidad.

La primera práctica en tierras lusas contó con la oposición del club Direito de Lisboa, para lo cual sus jugadores realizaron 300 kilómetros, con el único objetivo de ayudar al equipo argentino en su preparación.

Direito es el actual campeón de la liga portuguesa de rugby y fue entrenado por el Head Coach de Los Pumas, Daniel Hourcade, durante su estadía en este país entre 2004 y 2008.

La práctica tuvo contenidos variados pero sirvió para tener una oposición diferente a la habitual.

Los jugadores del seleccionado practicaron tanto el ataque como la defensa, y a su vez hubo tiempo para ensayar las formaciones fijas, por el lado de los forwards, y los códigos de ataque y el contraataque, por el lado de los backs.

Además, el conjunto albiceleste tuvo hinchada propia: un grupo de jugadores y entrenadores, argentinos y españoles, pertenecientes al club Gladiadores de Mérida, vinieron desde dicha ciudad, a unos 400 kilómetros de distancia.

Los fanáticos no perdieron ocasión para aplaudir a los jugadores argentinos y al entrenador, quienes tras la práctica accedieron gentilmente a los pedidos de fotos y autógrafos.

Tras el almuerzo, al cual fueron invitados los jugadores del club Direito y sus entrenadores, el plantel continúo con la actividad y realizó una sesión de ejercicios en el gimnasio divididos en forwards y backs.

Esto marco el cierre de la actividad física pero no así del trabajo en equipo, ya que por la noche, antes de la cena, hubo tiempo para un análisis de video en conjunto en uno de los salones del equipo.