Los homosexuales pueden donar sangre

El Ministerio de Salud levantó la restricción para donar sangre según la orientación sexual, un reclamo que la comunidad gay en la Argentina reclamaba desde hace más de una década.
Miércoles 16 de septiembre de 2015
El Ministerio de Salud levantó este miércoles la restricción para donar sangre según la orientación sexual, un reclamo que la comunidad gay en la Argentina reclamaba desde hace más de una década.

Mientras hay organismos y organizaciones que lo celebran, otros todavía lo ven con reticencia.

La medida es fuertemente resistida por la Asociación Argentina de Hemoterapia e Inmunohematología, con el apoyo de la Academia Nacional de Medicina, porque sostienen que permitir que los hombres gays donen sangre aumentará el riesgo de los pacientes que la reciben adquieran más enfermedades de transmisión sexual, como la infección por el virus del sida.

"Para nosotros es una enorme alegría porque es un tema que venimos trabajando y exigiendo desde hace más de diez años", contó Esteban Paulón, Presidente de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (LGBT) sobre la decisión del ministerio de Salud de poner fin a la restricción para donar sangre según la orientación sexual.

En ese sentido, Paulón argumentó que "es algo que se viene tratando en todo el mundo, lo vimos en algunos países de América Latina y en Europa porque era una medida que sólo quería estigmatizar, no tiene ningún carácter preventivo y es sólo discriminatorio".

Se trata de una medida que va a modificar el cuestionario que aparece en los bancos de sangre de los hospitales y centros específicos para todos los donantes donde se podía inhabilitar transitoriamente donar sangre a las personas que hubieran mantenido relaciones sexuales con varones homosexuales y las mujeres que mantuvieron relaciones con hombres que a su vez hayan mantenido relaciones con otros hombres.

"Se presenta un nuevo formulario, donde las preguntas van más orientadas a educar a las personas y orientarlas, a preguntarles si usaron protección a la hora de tener relaciones sexuales y si sabían que si no se cuidan pueden contagiarse de enfermedades de transmisión sexual. Se intenta que sea un momento donde se pueda tomar conciencia y no poner el foco en con quién tener relaciones sexuales, porque eso es sembrar el miedo y no tiene ningún efecto preventivo", explicó Paulón.

En esa misma línea, desde la Fundación Huésped explicaron que "es sabido que todas las sangres que ingresan son controladas, lo que puede generar riesgo es lo que se llama el período ventana que es el tiempo entre la infección y el momento en que una prueba puede detectar de manera segura el virus. Es algo que es para todas las personas, no puede seguir sosteniéndose para las personas homosexuales. Si bien hay mayor prevalencia de contagio en la comunidad gays, porque así lo dicen las estadísticas, todos estamos expuestos si no tomamos las medidas correspondientes de protección a la hora de tener relaciones sexuales", dijo Leandro Cahn, director de Comunicación de la fundación.

Sin embargo, hay quienes todavía se mantienen en desconfianza y se manifiestan en contra de la medida.

Se trata de la Asociación Argentina de Hemoterapia e Inmunohematología, con el apoyo de la Academia Nacional de Medicina, porque sostienen que permitir que los homosexuales donen sangre aumentará el riesgo de los pacientes que la reciben adquieran más enfermedades de transmisión sexual, como la infección por el virus del sida.
Así lo dijo su presidente, Oscar Torres, quien señaló en declaraciones a un medio gráfico que "no estamos de acuerdo con discriminar a nadie, pero en base a datos epidemiológicos del Centro Nacional de Referencia para el Sida, la infección con el VIH es mayor en la población de hombres que tienen sexo con hombres".

"Por lo cual, habilitar que sean donantes expondrá a los pacientes que reciban transfusiones a un mayor riesgo de adquirir infecciones, y a que los responsables de los bancos puedan ser demandados por haber facilitado esa transmisión".