Brasil: menor déficit con exterior por la recesión que sufre

El déficit en la balanza entre los recursos que Brasil envía al exterior y los que recibe cayó desde u$s 65.248 millones hasta u$s 46.148 millones.
Martes 22 de septiembre de 2015
Brasil cerrará 2015 con un déficit de 65.000 millones de dólares en sus transacciones con el exterior, por debajo del de 81.000 millones de dólares inicialmente previsto, según una proyección divulgada hoy por el Banco Central y atribuida a la apreciación del dólar y a la recesión del país.

El organismo emisor informó de que ha rebajado su proyección del déficit en cuenta corriente este año debido a que, por lo menos hasta agosto, los gastos de Brasil en el exterior no han sido tan altos como se proyectaban.

El déficit en la balanza entre los recursos que Brasil envía al exterior y los que recibe de fuera del país cayó desde 65.248 millones de dólares entre enero y agosto del año pasado hasta 46.148 millones de dólares en los primeros ocho meses de este año, según los datos divulgados hoy por el Banco Central.

El resultado llevó al emisor a reducir su proyección para el déficit en la balanza de cuenta corriente este año n 37,2 % y calcularlo en 65.000 millones de dólares, equivalente al 3,71 % del producto interior bruto (PIB), frente al 4,17 % del PIB que preveía.

Brasil cerró el año pasado con un déficit récord en sus transacciones con el exterior de 103.597 millones de dólares, el equivalente al 4,42 % del PIB.

El emisor atribuyó la notable mejoría en la balanza de cuenta corriente a la actual recesión de la economía brasileña, que redujo la demanda del país por productos y servicios externos, y a la fuerte depreciación del real frente al dólar, que disminuyó significativamente los gastos de los brasileños en el exterior.

"La tasa de cambio y la débil actividad económica son dos factores que tienen influencia directa en las cuentas externas", admitió en una rueda de prensa el jefe del Departamento Económico del Banco Central, Tulio Maciel.

Tras haber crecido un 0,1 % en 2014, la economía brasileña, según las últimas proyecciones de los expertos del sector privado, sufrirá una contracción del 2,70 % en 2015 y del 0,8 % en 2016.

La mayor economía de América Latina se encuentra en recesión tras haber acumulado en junio dos trimestres consecutivos negativos.

El dólar, como consecuencia de las dificultades económicas del país y de una grave crisis política, se ha apreciado cerca del 50 % este año y hoy abrió a más de 4,0 reales, su mayor valor desde que fue creado en 1994.

El encarecimiento de los productos extranjeros y la recesión causaron una fuerte caída de las importaciones y permitieron que el Banco Central elevara su proyección para la balanza comercial este año desde los 3.000 millones de dólares inicialmente calculados hasta 12.000 millones de dólares.

Brasil acumuló en los ocho primeros meses de este año un superávit en su balanza comercial de 6.333 millones de dólares, contra el déficit de 889 millones de dólares en el mismo período del año pasado.

Como consecuencia del encarecimiento del dólar, los gastos de los turistas brasileños en el exterior cayeron un 25,13 %, desde 17.201 millones de dólares entre enero y agosto del año pasado hasta 12.879 millones de dólares en los primeros ocho meses de 2015.

El Banco Central, igualmente por la recesión del país, también redujo su proyección para la inversión extranjera directa este año desde los 80.000 millones de dólares inicialmente previstos hasta 65.000 millones de dólares, un suficiente para financiar el déficit brasileño en cuenta corriente.

Según datos del Banco Central, la inversión extranjera directa acumulada en los primeros ocho meses del año cayó desde 65.433 millones de dólares en 2014 hasta 42.169 millones de dólares en 2015.

Brasil recibió el año pasado 96.890 millones de dólares de foráneos para proyectos productivos en el país.