Automedicación: ¿Cuáles son las consecuencias?

Miércoles 23 de septiembre de 2015

Con los cambios de temperatura y la llegada del invierno comienzan los cuidados para no caer en un resfrío o contagiarse de una gripe. Si eso pasa, solemos recurrir al médico para que nos proporcione los medicamentos pertinentes pero en muchos casos caemos en manos de nuestro propio diagnóstico y posterior ingesta de antibióticos.

La circulación de gérmenes, productores de faringitis, laringitis, bronquitis, neumonías y procesos infecciosos, pueden complicar el normal desarrollo de las actividades diarias de quienes las padezcan. Por esta razón, ante los primeros síntomas muchas personas tienden a autodiagnosticarse y en consecuencia automedicarse, sin saber las consecuencias que puede traer aparejado el consumo incorrecto de antibióticos.

Aunque quizás la automedicación ayude a mejorar y evitar que el cuadro infeccioso avance, en muchos otros pueden generar cierta dependencia o cubrir otras patologías. Además las dosis elevadas y sin control pueden provocar, con el paso del tiempo, diversos problemas (accidentes cardiovasculares, gástricos, entre otros) por lo que se aconseja que los tratamientos sean lo más cortos posible.

¿Por qué el exceso de antibióticos es malo?
Si tomamos antibióticos con mucha frecuencia ayudamos a que las bacterias se vuelvan más complicadas de destruir, ya que hay algunas cepas que no son eliminadas, que sobreviven y se multiplican.
Si hay cepas que los antibióticos no destruyen y se crea una 'resistencia antibiótica', necesitamos dosis más fuertes de antibióticos y los actuales dejan de funcionar.
El uso indiscriminado de este tipo de medicamentos provoca que enfermedades que estaban controladas aumenten tanto en número como en virulencia. Esto quiere decir que patologías que ahora no suponen ningún problema sean mortales en diez años.

¿Cuándo se debe tomar un antibiótico?
Debemos 'dejar pasar' las infecciones leves causadas por un virus sin tratar por este tipo de medicamentos y tratándolos como nos sugiere el médico.
Las infecciones bacterianas suelen ser tratadas con antibióticos, pero de la manera exacta que le ha indicado su médico. No hay que interrumpir la dosis o doblarla en ningún caso y siempre se tiene que cumplir el plazo establecido de ingesta, ni más días ni menos.
Debe intentar tomar las pastillas siempre en el mismo horario.
No puede usar el antibiótico que han recetado a alguien conocido aunque tenga la misma enfermedad. Espere a ser reconocido por un médico y a que le prescriba el antibiótico correspondiente.
Nunca le dé a un niño la dosis de un adulto ni al contrario.
En ningún caso guarde las pastillas que le sobren y las tome más tarde, cuando vuelva a enfermar.

¿Cómo podemos prevenir el uso de antibióticos?
Lávese las manos de forma frecuente, sobre todo al volver a casa y si ha estado en un lugar frecuentado por mucha gente.
Evite centros comerciales, cines o demás lugares cerrados y concurridos si sabe que hay temporada de gripe en su localidad.
Ventile la casa con frecuencia, por la mañana y por la noche.
No lleve a sus hijos al colegio si están enfermos.
Vacúnese si forma parte de la población de riesgo.

.
Dr. Ernesto Crescenti (MN: 50.776). Médico, investigador y Director del “Instituto de Inmunooncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti”.