A 30 años del día en el que Steve Jobs demandó a Apple

Frustrado por el irrelevante papel que estaba desempeñando dentro de las filas de la "Manzanita", finalmente presentó su renuncia el 17 de septiembre de 1985.
Miércoles 23 de septiembre de 2015
La relación entre la compañía Apple y uno de sus cofundadores, Steve Jobs, no siempre fue la mejor. La empresa de Cupertino sufrió una profunda restructuración en 1985 en la que más de 1.100 empleados fueron despedidos y hasta el mismo Jobs fue víctima de las modificaciones y quedó relegado de sus funciones como líder de la división de Macintosh.

Frustrado por el irrelevante papel que estaba desempeñando dentro de las filas de la "Manzanita", Steve finalmente presentó su renuncia el 17 de septiembre de 1985.

Pero la crisis en la que estaba inmersa la empresa, más una ascendente paranoia entre sus directivos, derivaron en una demanda judicial contra su ex fundador, uno de los pioneros de los avances tecnológicos norteamericanos, apenas una semana después de su dimisión.

La demanda fue presentada en un juzgado de California, en la cual se le reclamaba a Jobs las responsabilidades fiduciarias por haberse apropiado indebidamente de información confidencial que pertenecía a la compañía.

La presentación de la demanda "ha sido la lógica consecuencia a unas declaraciones que realizó Jobs el pasado 12 de septiembre anunciando la creación de una nueva empresa de informática. Jobs aseguró que cinco directivos de Apple ya le habían confirmado que trabajarían con él en su nueva compañía", informaron voceros de la compañía.

Apple solicitó que se le prohibiera a Jobs utilizar esa información confidencial y reclutar empleados de la compañía.

Para completar la demanda, los directivos acusaron a su ex compañero de haber trabajado en secreto para su propio interés mientras era presidente de la firma.

La demanda finalmente se diluyó con el correr del tiempo y Jobs retornó a Apple, cuando la empresa se encontraba en declive, en 1997.