Papa: “Que no se repitan nunca más abusos sexuales”

Francisco instó a los obispos estadounidenses a trabajar para que los "crímenes de los momentos oscuros" no vuelvan ocurrir a raíz de los casos denunciados en los últimos años en las iglesias norteamericanas.
Miércoles 23 de septiembre de 2015
El Papa instó a los obispos estadounidenses a trabajar para que los "crímenes de los momentos oscuros" no vuelvan ocurrir a raíz de los casos denunciados en los últimos años en las iglesias norteamericanas y les advirtió que deben comportarse con valor y no dejarse "paralizar por el miedo".

Soy consciente del valor con el que han afrontado momentos oscuros de su recorrido eclesiástico sin temer autocríticas ni ahorrarse humillaciones y sacrificios", aseguró Jorge Bergoglio -sin citar explícitamente casos de abusos sexuales a menores- en un discurso en la Catedral de San Mateo.

El Papa habló de las "heridas" causadas y del "generoso empeño" a favor de las víctimas por parte de los obispos, a quienes dijo: "No he venido a juzgarlos o a impartirles lecciones". "Sé cuánto han pesado en ustedes las heridas de los últimos años", añadió Francisco, quien elogió la generosidad con la que los obispos trabajaron para "curar" a las víctimas y "continuar trabajando para que semejantes crímenes no se repitan nunca más".

El Papa leyó su discurso en italiano y pronunció lentamente y con un tono casi de susurro varios pasajes, como aquellos en los que mencionó la palabra "crímenes" y el momento en que aseguró que no pretendía dar lecciones a los obispos.

También les advirtió que deben comportarse con valor y no dejarse "paralizar por el miedo" a pesar de reconocer que los miembros de la jerarquía de la Iglesia en Estados Unidos se encuentran a menudo en un territorio "hostil".

Francisco, quien pidió públicamente perdón por los abusos sexuales cometidos por miembros del clero y endureció las normas para castigar esos crímenes dentro de la Iglesia, hizo además varias recomendaciones generales a los obispos.