Otra vez tiros en universidad de EE.UU.: 13 muertos

De acuerdo con diversas fuentes, el tiroteo ocurrió en la sección de ciencias del Umpqua Community College, en Roseburg, cuando un hombre comenzó a recorrer las aulas efectuando disparos indiscriminadamente entre los alumnos. Todos los estudiantes que buscaban huir del edificio eran revistados por la policía, que también detuvo varios autobuses escolares.
Jueves 1 de octubre de 2015

Al menos siete personas murieron y más de 20 resultaron heridas este jueves a raíz de un tiroteo en un centro de estudios superiores en el estado de Oregon (noroeste), informaron fuentes policiales, quienes lograron capturar al responsable de los ataques.

De acuerdo con diversas fuentes, el tiroteo ocurrió en la sección de ciencias del Umpqua Community College, en Roseburg, cuando un hombre comenzó a recorrer las aulas efectuando disparos indiscriminadamente entre los alumnos.

El episodio dejó un saldo de entre siete y 10 muertos, dijo el teniente de policía Bill Fugate a la red local de televisión KATU. Por su parte, la red CNN reportó que por lo menos 20 recibieron heridas gravedad, incluyendo una mujer que sufrió un disparo en el pecho.

Ray Shoufler, responsable del cuerpo local de los Bomberos, informó que sus hombres retiraron del edificio a 11 heridos, pero que dos de ellos no murieron cuando recibían atención médica.

En el interior del centro educativo, añadió, había "numerosos heridos en muchas aulas" y por ello los servicios de socorro improvisaron un centro de atención de urgencia en el local para los casos más graves.

En la pequeña localidad de Roseburg, dijo Shoufler, "prácticamente todos nosotros tenemos parientes que estudian allí. Es un escenario típico en el que todo el mundo conoce a todo el mundo".

Por esa razón, "algo como esto afecta a mucha, mucha, mucha gente", comentó.

Marilyn Kittelman, madre de un alumno de la institución, dijo a la prensa que su hijo logró esconderse en un anexo del edificio y le mandó un mensaje por un teléfono celular sobre lo que estaba ocurriendo.

De acuerdo con Kittelman, su hijo le aseguró haber escuchado unos 30 disparos.

En tanto, Lorie Andrews, quien vive próxima de la universidad explicó a la prensa que escuchó los disparos y pensó que se trataba de fuegos artificiales. Todo duró alrededor de un minuto, dijo, y luego percibió la llegada de automóviles de la policía y las ambulancias.

Andrews contó que vio como los servicios de socorro retiraban un estudiante bañado en sangre y cubierto con una frazada.

En tanto, reportes indicaban que el autor de los disparos tendría poco más de 20 años y la policía ya analiza su actividad en las redes sociales, ya que aparentemente había adelantado en esos espacios el ataque al centro educativo.

Todos los estudiantes que buscaban huir del edificio eran revistados por la policía, que también detuvo varios autobuses escolares.

En tanto, agentes fuertemente armados efectuaban un barrido en todas las instalaciones del complejo, incluyendo los estacionamientos.

Situada en un área semirural, el centro de estudios tiene unos 3.300 estudiantes.

Los tiroteos en las escuelas son una triste realidad en la vida estadounidense, y muchas instalaciones han sido reforzadas en los últimos años, en particular después del sangriento ataque a la escuela elemental de Sandy Hook, en 2012.

En ese incidente, 20 estudiantes y seis adultos resultaron muertos en un ataque perpetrado por Adam Lanza, de 20 años.