Chicago ganó duelo barrial a Vélez que sigue en caída libre

Fue 2 a 1 pese que el equipo de Liniers abrió el marcador cuando sólo iban dos minutos.
Domingo 4 de octubre de 2015

Nueva Chicago estiró su esperanza de seguir en primera división con una victoria 2-1 sobre Vélez Sarsfield, en Liniers, en el clásico barrial.

Emiliano Grillo puso en ventaja a Vélez a los 2 minutos, igualó Mauricio Carrasco a los 13 y antes de los 30 segundos de iniciada la etapa final Alejandro Gagliardi marcó la conquista de la victoria y tres puntos valiosísimos.

A falta de siete minutos, hinchas de Vélez subidos en lo alto del alambrado desplegaron una bandera con cargadas a Chicago que estaba desde el lado interior. Diez minutos estuvo parado el partido por el árbitro Jorge Baliño, hasta que un hincha con la cara tapada la sacó.

Vélez madrugó a Chicago porque a los 2 minutos un corner desde la derecha fue conectado de cabeza por Milton Caraglio y tras un par de rebotes, Amor empujó al gol.

Chicago quedaba a expensas de otros equipos para mandarlo al Nacional B, pero a los 13 Leandro Somoza se equivocó en un pase hacia atrás, que aprovechó Carrasco y definió ante la salida de Alan Aguerre.

Al minuto fue Baldunciel el que se escapó por la derecha ante falencias de marca y esta vez Aguerre tapó el mano a mano.

Vélez tuvo la chance sobre la media hora cuando un mal despeje de Masuero encontró a Asad cerca del vértice izquierdo del área grande y con remate rasante combado al segundo palo exigió hasta el lucimiento al arquero Federico Lanzillota, que sobre el final se iba a recibir de figura.

Para el primer tiempo quedó una chance más para Chicago pero Aguerre se quedó con el remate de Carrasco tras un centro de Vera.

Chicago hizo en el segundo lo que Vélez en el primero, porque antes de los 30 segundos el conjunto de Mataderos se puso arriba en el marcador.

Gianetti se equivocó al despejar, el veloz Vera robó la pelota, llegó hasta la línea final y mandó el centro que Alejandro Gagliardi conectó para vencer al desprotegido Aguerre.

A los 18, Vera se fue expulsado por Jorge Baliño, quien entendió que fue peligrosamente fuerte abajo contra Matías Pérez Acuña y le mostró la segunda amarilla.

Entonces el entrenador de Chicago Rubén Darío Forestello armó un 4-4-1 y por el contrario su par de Vélez, Miguel Russo, sacó al lateral Grillo y puso al volante ofensivo Iván Bella.

Vélez fue una sucesión de errores, que bien pudieron derivar en el tercer gol de Chicago. Por uno de esos errores Somoza tuvo que bajar a Baldunciel para evitar que se fuera directo al gol y de allí un tiro libre derivó en un despeje temerario de Gianetti que en lugar de tranquilizar la pelota se desvió y pasó a centímetros del palo izquierdo del arco local.

A los 38 Baliño paró el partido porque hubo hinchas de Vélez que desplegaron una bandera como cargada a Nueva Chicago y una eventual vuelta a la B.

Fueron diez minutos parados y Baliño dio once de adicionado.

Para el final quedó la última chance de Vélez con un corner desde la izquierda, cabezazo al medio de Caraglio y en el camino Amor metió la cabeza, a un metro de la línea de gol, que el joven Lanzillota atajó sobre su derecha en sorprendente reacción.