Fractura de Cambiemos en la Ciudad: el radicalismo le da la espalda al PRO

La negociación de cargos en la Auditoría y la Magistratura en la Legislatura estalló en el seno de Cambiemos en la Ciudad, a partir de la decisión del radicalismo de darle la espalda al PRO.
Sábado 10 de octubre de 2015
La negociación de cargos en la Auditoría y la Magistratura en la Legislatura estalló a pocos días de la elección en el seno de Cambiemos en la Ciudad, a partir de la decisión del radicalismo de darle la espalda al PRO, luego de haber sido marginado adrede de la discusión por el reparto de lugares.

El titular del radicalismo porteño, Emiliano Yacobitti, hizo explícito que el partido centenario no trabajará para Cambiemos en la Ciudad, luego que el partido de Mauricio Macri acordara con el Frente para la Victoria y dejara en segundo plano a ECO, que a partir de diciembre será segunda fuerza.

“No vamos a acompañar a Cambiemos en la Ciudad. El PRO acuerda con el Frente para la Victoria Magistratura y Auditoría, entonces que le pida ayuda al FpV para la campaña”, se limitó a afirmar Emiliano Yacobitti a ese medio.

En efecto, el PRO avanzó negociaciones en las que se reparte con el kirchnerismo los tres cargos de la Magistratura a razón de 2 y 1, mientras que le deja solo un cargo de los siete que deben renovarse en la Auditoría a la naciente fuerza que encabezó Martín Lousteau en los comicios porteños.

Como interbloque, Energía Ciudadana Organizada tendrá en dos meses 14 legisladores, 1 más de los que tendrá el kirchnerismo por entonces. En el espacio de Lousteau entienden que la discusión debe hacerse con esa composición y no con la actual, como se llevó adelante.

La declaración de Yacobitti no hace otra cosa más que confirmar la grieta abierta en la estructura porteña de Cambiemos, donde autoridades, legisladores y dirigentes de la Unión Cívica Radical de la Ciudad no asistieron a los diferentes actos y se mostraron reticentes hasta ahora a colaborar.

El 23 de septiembre se cumplió el plazo para la presentación de candidatos para los organismos autónomos. Hubo postulantes de los tres espacios. Pero, el PRO, de la mano del vicepresidente 1° Cristián Ritondo – y con aval de Horacio Rodríguez Larreta– puso los nombres sobre la mesa y ratificó la repartija de lugares.

De esa manera, el PRO posicionó para la Magistratura al legislador Enzo Pagani y al auditor Alejandro Fernández, mientras que el Frente para la Victoria impulsó, como cambio del último momento, a la funcionaria de la Defensoría Vanesa Ferrazuolo.

En tanto, en la Auditoría el PRO quiere llevarse en esta ocasión 4 lugares, el Frente para la Victoria, se quedaría con 2, mientras que la restante la ocuparía Energía Ciudadana Organizada, que también tiene un debate interno sobre qué partido debe ocupar ese lugar.

La suma total da una idea del desplazamiento de la fuerza de Lousteau: de los 10 cargos clave, ECO se queda con 1 solo, y el radicalismo porteño, uno de los principales bastiones de la campaña de Lousteau, está furioso frente a la maniobra de “su socio” político a nivel nacional.

Lousteau reunió este martes a su bloque de legisladores y comuneros en ejericio y electos, y les pidió no negociar leyes por cargos, una manera de buscar exponer al kirchnerismo, tentado por el PRO para prestar los votos para proyectos como la venta del Buenos Aires Design o la concesión del Autódromo, sin olvidar del Presupuesto 2016, a cambio de los cargos.

Por su parte, la declaración de Yacobbitti supone, además, una profunda desaveniencia con el titular del partido a nivel nacional, Ernesto Sanz, que el fin de semana le puso el cuerpo al relanzamiento de la campaña presidencial de Macri desde Ferro, donde el alcalde porteño buscó mostrar la unidad de Cambiemos, algo que en la Ciudad no ocurre.