Del Caño, el candidato a presidente más joven

Tiene 35 años. Antes de ser diputado por Mendoza, trabajó en un call center, fue mozo, vendedor y está en pareja con una docente.
Martes 20 de octubre de 2015
Nicolás del Caño antes de ser diputado y candidato a presidente por el Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT), trabajó en un call center, fue mozo, vendedor y está en pareja con una docente

Hijo de una empleada de comercio y un trabajador gráfico, en 2013, a los 35 años, Del Caño se convirtió en el primer diputado nacional trotskista por la tradicionalista provincia de Mendoza.

Toda una sorpresa que con el paso del tiempo parece convertirse en una presencia política consolidada en ese distrito cuyano: en 2015, compitió por la intendencia y obtuvo el segundo lugar con el 14,2% de los votos en las elecciones primarias y el 16,9% en las generales.

De hecho, su irrupción electoral generó que un sector de la alianza del PRO y el tradicional partido Demócrata de Mendoza publicara un video en su contra, que exudaba un aroma rancio del más arcaico macartismo y la respuesta fue una parodia del mismo video con la inserción de imágenes de un personaje del humorista Diego Capusotto que entonaba una canción con delirante letra anticomunista.

Otra particularidad: Del Caño nació en Córdoba el 6 de febrero de 1980 pero a los 26 años su organización, el Partido de los Trabajadores Socialistas, lo envió a Mendoza para conformar y desarrollar el PTS en la provincia, donde cumplió con creces.

Allí trabajó como empleado administrativo, en un call center y como vendedor de corbatas pero centró la actividad política en la Universidad Nacional de Cuyo, donde estudió la carrera de sociología hasta cuarto año, una cuestión pendiente que promete saldar en algún momento.

Pero la militancia política la inició a los 15 años en su Córdoba natal: primero, en el movimiento de estudiantes secundarios y luego, en la Universidad Nacional de Córdoba, donde estudio historia, carrera que al final abandonó porque "en realidad quería estudiar sociología, pero sólo se cursaba en universidades privadas", rechaza.

Dice que desde que asumió como diputado vive entre Mendoza y Buenos Aires, junto con su novia, pero sin hijos todavía, y comenta que tiene gustos sencillos, el cine, la lectura en especial temas políticos e históricos (del siglo XX, de la Argentina, de la década del '70 y del movimiento obrero).

Cuenta que cuando puede vuelve a Córdoba, donde aún viven su padre y su hermano, y se pone algo serio y baja el tono de su voz al recordar a su madre que falleció en 2007.
Le gusta encontrarse a comer con amigos, que tiene repartidos entre Buenos Aires, Mendoza y Córdoba.