México, en alerta por el huracán más devastador de la historia

Las autoridades decretaron la "alerta máxima" por la llegada de Patricia y la población se prepara para recibir el impacto.
Viernes 23 de octubre de 2015
El monstruoso huracán Patricia se acercaba este viernes a la costa oeste de México como el más poderoso jamás registrado en el mundo, por lo que las autoridades se declararon en máxima alerta y la población se preparaba para recibir el impacto.

Patricia, categoría 5, la máxima en la escala Saffir-Simpson, presenta vientos sostenidos de 325 km/h, superando los 315km/h del tifón Haiyan que devastó a Filipinas en noviembre de 2013.

"El país enfrenta una amenaza de gran escala. La prioridad del (gobierno) es proteger y salvar la vida de los mexicanos", escribió en Twitter el presidente Enrique Peña Nieto.

Patricia "es el más peligroso (huracán) que se haya registrado en el mundo", dijo el presidente.

El gobierno mexicano se ha declarado en emergencia y ha ordenado el desalojo de pequeñas poblaciones costeras, el cierre los puertos de varios estados, la suspensión de clases en zonas de riesgo, en tanto procede a evacuar turistas mexicanos y extranjeros del balneario de Puerto Vallarta.

"Ningún huracán de esta magnitud había impactado el Pacífico mexicano", tuiteó el mandatario.

En su reporte de las 18H00 GMT, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC) detalló que Patricia mantiene vientos sostenidos de 325 km/h en su trayecto hacia la costa oeste mexicana con potenciales efectos "catastróficos" cuando toque tierra la tarde de este viernes.

El fenómeno, unos 135 km al suroeste del puerto de Manzanillo, en el estado de Colima, se desplaza a 19 km/h.

Las autoridades advierten que un huracán de esta magnitud es capaz de levantar automóviles, destruir casas que no estén cimentadas con acero, varilla y cemento y arrastrar a personas en las calles.

Se pronostica que el fenómeno toque tierra a las 5H00 o 6H00 de la tarde (22H00-23H00 GMT) en el estado de Jalisco, en una zona entre el centro vacacional de Puerto Vallarta y Manzanillo.

Según el Fondo Nacional de Desastres de Gobernación, unas 400.000 personas viven en zonas vulnerables al fenómeno.