Nueva Zelanda venció a Sudáfrica y es finalista

Los All Blacks se impusieron por 20 a 18 ante los Springboks en la primera semifinal. Ahora, los Hombres de Negro buscarán conseguir algo inédito: conseguir dos mundiales en forma consecutiva.
Sábado 24 de octubre de 2015

El seleccionado de rugby de Nueva Zelanda se convirtió en el primer finalista de la octava Copa del Mundo al derrotar a Sudáfrica por 20-18, en Twickenham, en un encuentro emotivo que el vencedor supo dar vuelta en la segunda etapa ante un rival que lo complicó más de lo esperado.

Un try de Jerome Kaino, otro de Beauden Barrett y diez puntos anotados con el pie por Dan Carter le dieron la victoria a los "Hombres de Negro".

El partido, jugado en buena parte bajo la lluvia, fue de alternativas cambiantes. En el primer tiempo, los que más propusieron fueron los conducidos por Steve Hansen y sin embargo se fueron al vestuario cayendo por 12-7.

En la parte complementaria, cuando jugaban con 14 por la amonestación sufrida por Kaino, los All Blacks se pusieron a tiro y de nuevo en igualdad numérica pasaron a ganar y se quedaron con un hombre más por la amarilla sufrida por Bryan Habana.

Parecía que el partido estaba liquidado, pero reaccionaron los Springboks, que, con el empuje de sus forwards, arrinconaron a su rival. Pero, apenas sumaron a través de penales y se quedaron en la orilla de una victoria que tampoco hubiera estado mal.

Nueva Zelanda no le encontró la vuelta al partido durante los 40 minutos iniciales. Dispuso de la pelota por mucho más tiempo que su rival, jugó en campo ajeno gran parte del segmento y marcó el único try. Pero, en el balance final de la etapa sucumbió ante la defensa sudafricana, brillante en la zona de contacto.

Los Springboks, además de lucir a la hora de detener a su rival, fueron eficaces en ataque. Complicaron a los neocelandeses con los kicks al cajón de Fourie du Preez, no se cayeron cuando Jerome Kaino vulneró su ingoal y sumaron casi todas las veces que cruzaron mitad de cancha.

Los sudafricanos les cerraron los caminos a los "Hombres de Negro", que cuando intentaron atacar por tierra chocaron con una pared y cuando lo hicieron con pelotas aéreas encontraron seguridad en Willie Le Roux y Bryan Habana.

Y en ataque, los "Boks" no perdonaron con cuatro penales de Handré Pollard, y los All Blacks fallaron el único que tuvieron, el que Dan Carter estrelló en un poste cuando el partido estaba 9-7 a favor de los africanos.

En el inicio de la parte complementaria, cuando jugaba con un hombre de menos, los neocelandeses retomaron el control del partido y se pusieron a dos de distancia gracias a un drop de Carter. Y enseguida, cuando retornó Kaino, pasaron a ganar con un lucido try de Barrett.

Sudáfrica, que había quedado abajo 17-12, perdió en ese momento a Habana por amarilla. Pero, no se entregó pasó a dominar con sus forwards y siguió peleando hasta el final, con uno menos o en igualdad de condiciones.
Pero, no tuvo claridad para quebrar el ingoal adversario y no le alcanzó con los penales de Pollard y Pat Lambie para dar vuelta la historia. Quedó al borde de la hazaña, pero deberá conformarse con jugar por la medalla de bronce el viernes próximo.

Los All Blacks, que arriesgaron más a la hora de atacar, tuvieron su premio y llegaron a la final, donde todos esperaban verlos desde el inicio del torneo.