Diez razones para evitar el sexo en la primera cita

Lunes 26 de octubre de 2015
1. El sexo mejora con la confianza: Algunas mujeres sienten temores por desnudar su cuerpo ante un extraño, es por eso que entre más conocen al hombre con el que estarán, mayor será su confianza y por lo tanto se sentirán más cómodas y deshinibidas.

2
. Es importante conocer el estado de salud de la pareja, con el fin de evitar cualquier tipo de enfermedad de transmisión sexual. Tómese su tiempo para preguntar sobre su vida sexual y sus anteriores parejas. Las consecuencias que terminan en el hospital son un riesgo demasiado alto para correr.

3.
Vale la pena pensar en el tiempo post coito. ¿Qué pasara cuando el encuentro termine? De la reacción de ambos depende el futuro de la pareja. El sexo puede generar una conexión y una seguridad casi que espiritual, pero si después de llegar al orgasmo ese sentimiento no continúa y no hay ningún tipo de conversación, es muy probable que en lugar de sentir satisfacción se genere un sentimiento negativo y de rechazo, que por lo general pasa a evocar sentimientos de pesar y arrepentimientos. Terminar y pedirle un taxi es una falta de respeto y cortesía.

4.
Las etapas del enamoramiento existen por algo. Él es un caballero, ella es una dama. Ambos se esfuerzan por sacar lo mejor de sí para llamar la atención de la otra persona y cultivar un sentimiento que con el tiempo y las acciones se puede convertir en amor. Cuando la euforia del sexo en la primera cita pasa, es muy probable que se de cuenta que al final no tienen nada en común.

5.
Ellos no siempre están esperando sexo rápido y tampoco es un tema que les quite el sueño. Según explica el sexólogo Ezequiel López Peralta, es una creencia netamente femenina esa que en la primera cita no se deben tener relaciones sexuales. “Solo un hombre muy tímido, con una creencia religiosa muy fuerte o que haya vivido una desilusión muy grande piensa en eso. Si hay sexo la primera vez todo estará bien, y si no, también. Son muy pocos los que piensan mal de una mujer que esté dispuesta a disfrutar de su sexualidad en el primer encuentro”.

6
. Nadie quiere tener un hijo de un desconocido. Sí puede suceder, porque el hecho de que sea la primera vez y esté lleno de excitación y sensación de aventura, no hace menos probable que la mujer quede embarazada en el primer encuentro. Como sabemos que muchas veces el deseo prima sobre el pensamiento, en este punto recomendamos siempre hacer uso de preservativos.

7.
La seguridad de no estar en territorio ajeno. Según explica la terapeuta pareja María Elena González, “muchas personas se dan licencia de tener una cita o un espacio para coquetear con alguien que no sea su pareja. En caso de llegar a la cama, se estaría prestando a una infidelidad, una conexión física y espiritual, la misma que esa persona está teniendo con alguien más. Nadie quiere ni debe ser plato de segunda mesa y de entrada -y por error- muchos temen preguntar por el estado civil. El tiempo, las diferentes salidas y llamadas, permiten saber quién es la persona, cuáles son sus intenciones y qué tan real es la atracción”.

8.
Todo el mundo tiene sus manías y temores y en la cama eso se hace más que evidente. Sin embargo, al conocer mejor a la persona, su historia, sus miedos y fantasías, es mucho más sencillo aceptarlas o de plano decir ‘no’, algo que muchas veces por cuestiones de timidez o por la inquietud de ¿qué va a pensar si lo hago?, permite que se hagan concesiones que no benefician a ambos. Para los que tienen gustos particulares, conocer primero a la persona es la forma de evitar una bofetada en el momento menos indicado.

9. Las primeras impresiones siempre serán importantes, y en la primera vez es muy probable que tanto el hombre como la mujer no se entiendan a la perfección. “El sexo es una cuestión de sincronía, muchas veces se llega a la primera, otras se consigue con la práctica, por lo tanto si se tienen relaciones una hora después de empezar a hablar seriamente, no hay mucho fundamento para llegar a una segunda, una tercera o una centésima vez que permita cambiar una primera mala impresión en la intimidad”, señala la terapeuta María Elena González.

10. La decisión de llegar hasta la cama en la primera cita es de cada persona y no todas las historias tienen el mismo final. Algunas parejas inician así su vínculo y después se enamoran, otras sin embargo, pierden totalmente el interés al ver que no se entendieron en la vida sexual. Uno de los problemas es cuando una persona se involucra más en el aspecto sentimental, lo cual es un desengaño seguro.