La policía de Brasil allanó oficina del hijo del expresidente Lula

Una firma vinculada a Luis Claudio Lula da Silva, hijo del exmandatario que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, aparece involucrada en una investigación sobre un esquema que adulteraba multas tributarias
Lunes 26 de octubre de 2015
La policía brasileña allanó este lunes las oficinas de la empresa de uno de los hijos del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, en una causa que investiga fraudes para perjudicar al fisco.

La operación se realizó en Brasilia y en los estados de Sao Paulo (sudeste), Piaui y Maranhao (noreste) y movilizó a 100 agentes que llevaban órdenes de incautar documentos, registros contables y órdenes de aprehensión y prisión preventiva.

"Podemos confirmar que en la dirección de LFT Marketing Esportivo se realizó una búsqueda y aprehensión hoy por la mañana, ejecutada por la policía federal en Sao Paulo, pero no hubo detenciones", dijo a la AFP una asesora de la policía.

La firma vinculada a Luis Claudio Lula da Silva, hijo del exmandatario que gobernó Brasil entre 2003 y 2010, aparece involucrada en una investigación sobre un esquema que adulteraba multas tributarias dentro de un organismo público federal, para alivianarlas, lo que habría causado un perjuicio al Estado por 5.900 millones de dólares.

"Esta nueva etapa de la operación indica que un consorcio de empresas, además de promover la manipulación de procesos y juicios dentro del Consejo Administrativo de Recursos Fiscales (CARF), también negociaba incentivos fiscales a favor de empresas del sector automovilístico", señaló la policía en un comunicado.

La "Operación Zelotes" (falso celo, en español), investiga un sofisticado entramado fraudulento que operaba en el CARF, que se encarga de juzgar en última instancia las sanciones impuestas por el fisco.

Algunos consejeros de ese organismo habrían aceptado y promovido sobornos de grandes empresas que debían abonar millonarias multas a la Hacienda federal a cambio de fallar a su favor en los juicios y rebajar o ahorrarles, así, el pago de los impuestos.

Brasil fue sacudido este año por la revelación de una gigantesca red de estafas en la estatal Petrobras que llevó a prisión a encumbrados empresarios de la construcción, a políticos y a exdirectivos de la mayor empresa del país.

El propio Lula ha sido llamado a declarar en esa causa en calidad de informante sobre la estafa que costó más de 2.000 millones de dólares a Petrobras.

Decenas de legisladores en funciones y políticos son investigados por el llamado "Petrolao", entre ellos el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, rival confeso del gobierno que es acusado de haber ocultado dinero de sobornos en cuentas en el exterior.