8 consejos para tener sexo cuando se tienen hijos

Jueves 29 de octubre de 2015
No es un secreto que cuando los niños llegan, la intimidad de la pareja se ve afectada. Pero la verdad es que nuestra sexualidad no tendría por qué verse dañada cuando los niños son el centro de nuestro hogar, ni mucho menos nuestros sueños, deseos y metas. Claro que esto es fácil decir y muy difícil de hacer.

Pongamos las cosas en perspectiva: aunque suene difícil decirlo, los niños crecerán y formarán su propia familia. ¡Todo es un ciclo! Por esa razón, no debes frenar lo que tanto deseas, incluyendo tus proyectos personales y claro, tu sexualidad.

La llegada de un bebé es la consecuencia del amor de ambos y aunque son un regalo de la vida nunca se debe olvidar que ante todo somos personas; por lo tanto, también debemos dedicar tiempo a nosotros.

El famoso sexólogo y autor de libros sobre sexualidad Ian Kerner da consejos para que todas las mamás puedas disfrutar de su vida sexual y afectiva con su pareja, a pesar de tener niños.

Dormir con los hijos es muy lindo, pero este acto puede convertirse en un habito (muy arraigado) y es posible que comience a dañar la relación en pareja. Y es que luego de un día largo, el punto de encuentro es la cama. Por lo tanto, el bebé tiene que dormir solo. A las madres nos cuesta un poco asimilarlo, pero es lo mejor para todos.

La clave para organizar tu vida y separar cada momento, es tener horarios. Hay momentos para jugar, estudiar y descansar. De esta manera, se hacen una rutina y tú ya sabes a qué hora tienes tiempo para ti y para tu pareja.

Si tu bebé se despierta por las noches y duerme durante el día, el hecho de que ambos trabajen no es excusa para no fortalecer la intimidad. Levántense más temprano para tener algunos minutos juntos o si algún día de la semana ambos salen temprano de la oficina pueden planear unas horas a solas. Los niños en ese tiempo pueden estar en clases de natación, fútbol o gimnasia.

Por otro lado, es fundamental canalizar la intimidad sexual fuera de la habitación: estudios demuestran que un abrazo de 30 segundos aumenta la oxitocina en hombres y mujeres. La oxitocina es la hormona del amor y permite sentir confianza. La intimidad no solo debe ser sexual sino también afectiva.

Luego de tener un bebé muchas mujeres no se sienten atractivas, lo que es común. Sin embargo, debes dejar que tu pareja sepa qué puede hacer para cambiar ese pensamiento.

Para lograrlo, deja a los niños con los abuelos o los tíos alguna noche y aprovecha para pasar una noche completamente a solas con tu pareja. Un encuentro como este es necesario y puede llegar a ser muy romántico. Ir al cine, a un hotel, a la playa o quedarse en casa son excelentes alternativas para refrescar la vida con el hombre que más amas.

Otro consejo es hacer de la ducha el lugar perfecto para el encuentro sexual. Lo que sí, tiene que ser un ‘rapidín’. Sabemos que la privacidad no existe cuando hay hijos, pero hay que ingeniárselas.

También pueden viajar juntos y solos, por lo manes intentar hacerlo una vez al año. Es una manera de rejuvenecer la relación, de darle un nuevo aire. Perderse en un panorama distinto sin obligaciones es como inyectarle renovación a la vida en pareja.

No hay duda de que los hijos llegan a completar una familia, pero ese hogar lo sostienen dos personas que se aman. Un niño feliz es parte de una familia feliz, así que encuentren la manera de amarse, compartir y vivir momentos románticos y que le inyecten ese amor tan necesario a la relación.

Aunque en determinado momento parezca que es imposible conservar el erotismo y una vida sexual activa cuando llegan los hijos, ¡es posible! Claro que deberás ponerle ganas y el doble de atención.

Lo primero que debes tener en cuenta es que no existen fórmulas mágicas, sino que requiere del esfuerzo de ambos. A pesar de que sus hijos anden revoloteando por ahí, desordenando la casa y demandando de mucha atención, deberán encontrar el tiempo para disfrutar juntos. ¡¿Cómo?! Siguiendo estos consejos, ¡y comprometiéndose entre ustedes para llevarlos a la práctica.

CONSEJO 1: Mente positiva. ¡Basta de quejas! “Los niños me ocupan todo mi tiempo”, “Aprovecha tú mientras puedas…” Es muy común escuchar frases como esas cuando hablamos con padres. Si te sientes identificada con ese tipo de quejas, piensa también en las satisfacciones que te dan los niños. Si bien seguramente haya razones para que estés agobiada, también habrá otras tantas para que estés contenta, ¿verdad? Focalízate en lo positivo porque lo negativo, poco a poco, tiende a teñir con su negatividad incluso las cosas que están bien. Además, ¿qué tiene de erotizante una persona que vive quejándose? ¡Absolutamente nada! Nuestro apetito sexual se alimenta de lo positivo. Si te la pasas todo el día renegando tampoco tendrás ganas de lanzarte sobre tu pareja al final del día.

CONSEJO 2: Recupera el tiempo perdido. ¿Cuántas veces te habrás encontrado diciendo que no tienes tiempo para nada? Si no haces algo al respecto, te quedarás sin tiempo para ser una persona interesante y dejarás de ser atractiva para tu pareja, ¡y para ti misma! ¡No hay nada menos estimulante que saberse una persona aburrida! Haz una lista con todas las actividades que realizas a diario y calcula cuánto tiempo te lleva cada una de ellas. Luego, haz otra lista con aquellas cosas que te gustaría hacer, pero que no encuentras el momento, y estima cuánto tiempo te llevarían. ¡Incluye el sexo! Entonces, trata de ver de qué manera puedes reducir el tiempo o la frecuencia de las actividades que enumeraste en la primera lista para que puedas hacer aquellas que deseas. Invita a tu pareja a hacer lo mismo y busquen la manera de compartir algunas actividades juntos. Un dato para que analices: De las 24 horas del día dedicamos media a una hora a nuestra pareja; eso incluye desde saludarnos hasta desayunar y comer. En cambio, dedicamos tres horas diarias a mirar la tele.

CONSEJO 3: Mantente en forma. No hablamos de kilos menos, hablamos de cómo te sientes con tu cuerpo, pues mientras más a gusto te sientas con tu cuerpo, te sentirás más atractiva y más deseosa. Además, con el ejercicio liberas endorfinas, que son las hormonas que te generan cierta sensación de placer tras realizar cualquier tipo de actividad física, a la vez que aumentan tu apetito sexual.

CONSEJO 4: ¡No más tele en el cuarto. ¡Es el enemigo número uno del encuentro íntimo!
Prioriza a tu pareja. No sientas culpa si priorizas a tu pareja sobre tus hijos para realizar actividades a solas. La conexión de la pareja es tan importante como el cuidado de los niños. Además, en un contexto familiar saludable podrás criar chicos felices. No sientas vergüenza de tomar a tu pareja de la mano o darle besos cariñosos delante de ellos.

CONSEJO 5: A puerta cerrada. Cierra la puerta de tu habitación y enséñales a tus hijos a tocar y a esperar hasta que les abran. Hay quienes sienten pánico porque con la puerta cerrada no pueden escuchar a los niños, pero hoy existen esos aparatitos que les permiten monitorearlos mientras ellos están en otra habitación. Además, es conveniente que establezcan horarios para ir a la cama y los respeten. De esa manera, los chicos estarán más descansados y ustedes tendrán al menos dos horas para reencontrarse. Y recuerden, a no ser que se trate de un caso de emergencia, tus hijos deben saber que no se duerme en la cama con los padres. ¡Preserva ese espacio tan íntimo!

CONSEJO 6: Detalles sensuales. Si tu no tienes ganas de tener sexo, pero él sí, en lugar de perder tiempo con evasivas y terminar discutiendo, motívalo a que se masturbe mientras tú lo miras y lo acaricias. Quizás, cuando veas a tu pareja tan entusiasmada también te den ganas a ti. Asimismo, no olvides de hacerle mimitos eróticos que no necesariamente culminan en coito u orgasmo. Son esas caricias sensuales que podemos hacerle cuando se está vistiendo para ir al trabajo y que le transmitirán un mensaje de conexión y deseo.

CONSEJO 7: Cuestión de planificación. El sábado a la noche quieren estar solos, pero si tienen hijos tendrán que planificarlo con tiempo. Y es que, cuando hay niños de por medio la espontaneidad se vuelve cada vez más difícil. Además, pueden comenzar a calentar motores días antes con mensajitos de texto hot, por ejemplo. Así irán entrando en clima y estarán súper deseosos cuando llegue esa noche tan esperada. Eso sí; ¡que la organización no recaiga sólo sobre uno de los dos!

CONSEJO 8: Sexo de mantenimiento. ¡Dile sí al sexo de mantenimiento! Es mucho mejor que no tener sexo. No esperes a que las condiciones estén dadas para disfrutar de un sexo eterno y súper relajante. Sé realista. ¡Puedes hacer del sexo de mantenimiento el mejor hábito que compartes con tu pareja!