Egipto: se estrelló un avión ruso y no hay sobrevivientes

La nave se dirigía a San Petersburgo. Las primeras hipótesis apuntan a problemas con los motores del aparato. El Gobierno ruso descartó un atentado.
Sábado 31 de octubre de 2015

El aparato, un Airbus A-321, se estrelló al sur de la ciudad egipcia de Al Arish, capital de la provincia del Norte de Sinaí, poco después de despegar de Sharm el Sheij, el destino favorito de los turistas rusos en ese país.

El avión pertenecía a la compañía rusa MetroJet, fundada en 1993 y con base en el aeropuerto moscovita de Domodédovo, que realiza habitualmente vuelos chárter, indicó la agencia EFE.

Los equipos de rescate ya recuperaron la caja negra y las primeras hipótesis apuntan a problemas con los motores del aparato ya que, según informó la agencia oficial RIA Nóvosti, los tripulantes del avión llevaban varias semanas quejándose de problemas en su funcionamiento.

Por su parte, el Ministerio de Aviación Civil egipcio anunció que un equipo de investigación especializado ya llegó al lugar para registrar los restos del fuselaje.

Según fuentes de la embajada rusa en Egipto, todos los pasajeros del avión son ciudadanos rusos, incluidos 17 niños y los 7 miembros de la tripulación.

En un principio se informó que los primeros equipos de rescate que llegaron escucharon voces de pasajeros atrapados en el interior del avión siniestrado pero los oficiales informaron luego que no hay sobrevivientes.

Según informa RIA Nóvosti, el avión con destino a San Petesburgo perdió altura de manera brusca poco después de despegar el piloto habría pedido a la torre de control permiso para realizar un aterrizaje de emergencia en El Cairo.

El gobierno egipcio descartó la posibilidad de un atentado, mientras que el presidente ruso, Vladimir Putin, ya pidió que se conforme una comisión especial para investigar lo sucedido.

El mandatario, que expresó hoy condolencias a las víctimas de la catástrofe aérea y decretó duelo para mañana, ordenó hoy el envío de un avión de emergencia para colaborar en las labores de rescate en la península egipcia del Sinaí.

Por su parte, la Fiscalía rusa ya adelantó que abrirá una investigación para esclarecer las causas del accidente.