Con un arbitraje polémico, Boca ganó la Copa Argentina

Derrotó a Rosario Central por 2 a 0 con un penal inexistente y un gol en offside. También fue anulado un legítimo tanto “canalla” por posición adelantada. "Nos sacaron la final", lamentó Coudet.
Jueves 5 de noviembre de 2015
Boca Juniors se consagró campeón de la Copa Argentina tras vencer esta noche en Córdoba con dos goles polémicos y con claras fallas arbitrales por 2 a 0 a Rosario Central en el estadio cordobés Mario Alberto Kempes.

El árbitro Diego Ceballos y su asistente Marcelo Aumente fueron protagonistas involuntarios al incidir en el resultado, ya que marcaron un penal inexistente y un gol en offside para el "Xeneize", al tiempo que cobraron posición adelantada en un tanto legítimo del "Canalla" marcado por Marco Ruben.

El primer gol del encuentro lo marcó Nicolás Lodeiro, a los 9 minutos del complemento y desde los doce pasos, luego de una jugada en la que Paulo Ferrari tomó de la camiseta a Gino Peruzzi al menos un metro y medio afuera del área, aunque el referí y su asistente vieron que la infracción fue adentro.

Cuando el encuentro estaba casi definido, Andrés Chávez aumentó el marcador, a los 44, en posición adelantada después de una asistencia de Marcelo Meli, algo que no fue advertido por el asistente Marcelo Aumente.

Con el juego desvirtuado después de una pésima labor de Ceballos, Javier Pinola fue expulsado en Central, a los 47, por doble amarilla.

Hasta que el partido no se le había ido de las manos al referí, el equipo rosarino dejó una mejor imagen y, si bien el partido fue muy cerrada y las llegadas se contaban con los dedos de una mano, habían sido patrimonio del "Canalla".

A excepción de los primeros quince minutos del primer tiempo cuando presionó y forzó varios errores del rival, Boca no jugó un buen partido en linea generales.

De hecho, tan sólo tuvo un remate desde afuera del área de Pablo Pérez, bien contenido por Manuel García.

Tres minutos después de esa jugada, se dio la primera de las tres polémicas que tuvo el encuentro, cuando el asistente Marcelo Aumente señaló una posición adelantada.

Luego de un tiro libre, Marco Ruben convirtió de cabeza, pero el juez de línea levantó la bandera debido a que entendió que su compañero Marcelo Larrondo estaba adelantado.

Cuando partió el balón, el exTigre se encontraba fuera de juego y, si bien él no cabeceó, interfirió y molestó a los tres futbolistas de Boca que estaban junto a él y Ruben, por lo que Ceballos acertó en confiar en su colaborador.

Con la pelota parada como atributo, antes de irse al descanso, Central pudo haber marcado pero un cabezazo de Damián Musto se fue por arriba del travesaño.

En el inicio del complemento, el árbitro sancionó el penal sobre Peruzzi y, en esta ocasión, el linea Aumente no aportó a pesar de tener una buena visión y Lodeiro puso en ventaja al conjunto dirigido por Rodolfo Arruabarrena.

Otra aparición clave fue la de Agustín Orion, quien minutos después del tanto del uruguayo, de tapó de manera fenomenal un cabezazo a Ruben tras un muy buen centro de Franco Cervi, en la única aparición interesante que tuvo el juvenil que ya está vendido al Benfica.

A partir de ahí, el partido quedó bien claro: Central intentó buscar la igualdad con más empuje que claridad y Boca se defendió y apostó al contragolpe, aunque sólo tuvo una ocasión que García le tapó a Lodeiro.

Con el partido casi terminado, Chávez puso cifras definitivas -unos centímetros adelantado y sin que Aumente lo observara- y le dio el segundo título a Boca en 72 horas, a pesar que este se vio empañado en parte por el trabajo de Ceballos y su asistente.