Cayó "la banda de las lloronas" en San Fernando

El modus operandi consistía en hacer llamar a “las lloronas” para que simulen ser familiares de las víctimas con las que se comunicaban al azar, cuando en realidad todo era una farsa.
Jueves 5 de noviembre de 2015
Doce autos de alta gama, comprados con los pagos de los secuestros virtuales cometidos por integrantes de “La banda de las lloronas”, organización desbaratada por la Policía de la Provincia en julio pasado, fueron secuestrados luego de varios allanamientos realizados en la Capital Federal por efectivos de la DDI San Fernando.

Fuentes policiales informaron que los operativos, llevados a cabo por personal dependiente de Coordinación Departamental de investigaciones San Isidro, tuvieron lugar en dos cocheras, un lavadero, un lubricentro y en algunas viviendas.

Entre los rodados encontrados se destacan dos BMW, un Mini Cooper, un Mercedes Benz, un Jaguar, un Porche y un Audi.

Este nuevo secuestro se suma a cinco autos recuperados en septiembre último en un garage del barrio de La Boca y a los 32 incautados en el mismo momento que cayó la organización, el 17 de julio pasado.

Para la justicia, los detenidos (pertenecientes a la comunidad gitana) blanqueaban el dinero que obtenían de los rescates de los secuestros virtuales comprando vehículos como los secuestrados en la causa.

La “Banda de las lloronas” fue desbaratada tras doce allanamientos realizados en Capital Federal y Mar del Plata.

Según se informó, los delincuentes tenían montado una suerte de “call center” en un departamento del barrio porteño de Villa Devoto, desde donde hacían alrededor de 150 llamados telefónicos por noche a víctimas desprevenidas que entregaban dinero u objetos de valor para liberar a algún familiar que en realidad no estaba secuestrado.

El modus operandi consistía en hacer llamar a “las lloronas” para que simulen ser familiares de las víctimas con las que se comunicaban al azar para hacerles creer que tenían a su hija, hermana o sobrina secuestrada, cuando en realidad todo era una farsa.