Al final, Central no pedirá volver a jugar la final ante Boca

La Comisión Directiva del "Canalla" había decidido avanzar con esa solicitud, por más que no existiera ningún antecedente en el fútbol argentino. Boca se consagró campeón con un polémico arbitraje.
Viernes 6 de noviembre de 2015
La dirigencia de Rosario Central decidió suspender la conferencia de prensa en la que iba a anunciar oficialmente su pedido para que la final de la Copa Argentina vuelva a jugarse, luego de los dos errores arbitrales que finalizaron con Boca campeón.

El jueves por la noche la Comisión Directiva del "Canalla" había decidido avanzar con esa solicitud, por más que no existiera ningún antecedente en el fútbol argentino e incluso dejaron trascender que habría "muchos clubes" que lo apoyarían.

Sin embargo, este viernes por la mañana surgió la noticia que los dirigentes dieron marcha atrás y suspendieron la conferencia de prensa donde iban a realizar la presentación oficial del pedido.

Es que no hay ningún antecedente en el fútbol argentino de que un partido vuelva a jugarse, por ningún motivo, aunque sí hay casos (alrededor de una decena), la mayoría en Europa, aunque la mayoría por cuestiones que tuvieron que ver más con sobornos que con decisiones arbitrales.

Es por esto que en Central sabían "lo difícil" que será obtener una respuesta positiva, según había confiado el vicepresidente segundo Ricardo Carloni.

No hubo, según indicó el directivo, una consulta al presidente de la AFA, Luis Segura, o a Marcelo Tinelli, el otro candidato a ocupar el sillón presidencial del edificio de calle Viamonte.

"Lo que estuvimos estudiando son dos o tres casos, no de acá en Argentina, sino de otras ligas, pero lo que estamos planteando es que Boca ganó con dos goles ilícitos. El partido terminó 2 a 0 con dos goles ilícitos", destacó Carloni, quien disparó que "hay un manto de sospecha muy grande y que puede dañar al fútbol argentino. La verdad es que no recordamos una final en la que te perjudiquen en todos los fallos".

Y en este sentido, Carloni ya sabía sobre la dificultad que el pedido avance en el seno de la AFA: "Es muy difícil. Se puede presentar un precedente importante, pero también veíamos difícil cambiar el horario del partido contra Banfield para que todos los equipos que estaban peleando el título jugaran a la misma hora. Eso lo hicimos porque entendíamos que éticamente y por el espíritu del deporte era lo que correspondía".