Detalles de los escándalos financieros en el Vaticano

“Monseñor Vallejo Balda se daba por obispo y el Papa luego no lo puso en esa posición. Esta persona imaginó un nombramiento que no tuvo y luego devino esto que es un robo”, dijo “Tito” Garabal.
Miércoles 11 de noviembre de 2015
“Tito” Gabaral, periodista especializado en curia y Vaticano, habló con Diego Codini y Melisa Zurita en “26 Directo”.

“El Papa fue lo suficientemente claro el domingo en el 'Angelus'. Dijo que sabía que había muchos preocupados por estos documentos 'robados y publicados'. Lo primero que dijo es que 'robar es un delito, un acto deplorable y que no ayuda'”, afirmó quien hace más de 25 conduce el programa televisivo “Claves para un mundo mejor”.

Garabal agregó que “estas dos personas a principio de año quedaron afuera de la nueva comisión que Francisco armó. Monseñor Vallejo Balda se daba por obispo y el Papa luego no lo puso en esa posición. Esta persona imaginó un área que no tuvo, un nombramiento que no tuvo y luego devino esto que es un robo. Esto es un delito”.

MÁS VOCES

El número dos del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, reconoció este miércoles que reina “un clima pesado” tras las filtraciones de documentos reservados y revelaciones sobre los privilegios y despilfarros en la Curia Romana.

El cardenal, un veterano diplomático, aseguró que las divisiones internas y controversias, bautizadas como el escándalo Vatileaks2, han generado un clima cargado dentro de la jerarquía de la Iglesia.

‘No creo que estas controversias puedan crear un ambiente sereno. De hecho, es un clima pesado”, afirmó el purpurado secretario de Estado de la Santa Sede, al margen de una conferencia celebrada en el Vaticano.

Las declaraciones de uno de los colaboradores más cercanos al papa fueron divulgadas este miércoles por Radio Vaticano.

Dos libros escritos por periodistas italianos y lanzados la semana pasada destaparon casos de corrupción, entre ellos para los procesos de beatificación y canonización y describen la vida lujosa de varios cardenales, los cuales al parecer se resisten a cambiar.

La Iglesia Católica debe “superar resistencias”, admitió Parolin, quien estima que existe de todos modos “un fuerte deseo de cambiar para mejor”.

El papa Francisco emprendió desde que fue elegido en 2013 una serie de reformas internas a favor de la descentralización de la Iglesia, basada en la austeridad y sencillez, que generan críticas y desconcierto.

El domingo el pontífice argentino se comprometió ante los fieles que se congregaron en la plaza de San Pedro a seguir adelante “con serenidad y determinación” su programa de reformas.

‘Quiero asegurarles que este triste hecho ciertamente no me desvía del trabajo de reforma que estamos llevando adelante con mis colaboradores y con el apoyo de todos ustedes”, dijo Francisco tras el ángelus dominical, generando ovaciones y aplausos.

Monseñor Parolin reconoció la “resistencia” de los cambios requeridos por Jorge Bergoglio, que tiene la intención de llevar a cabo, como lo reiteró el domingo en el Ángelus.

“Todos estamos tentados a continuar lo que hemos hecho siempre la misma rutina. Y en ese sentido, a superar con eficacia resistencia. Decir que estas resistencias son fisiológicas, es demasiado poco. Decir que son patológicas también. Se debe enfrentar constructivamente. Una cosa es segura .. todos quieren cosas para mejorar", señaló el cardenal.