Scioli y Macri, su lado más sensible

Un trágico accidente y un traumático secuestro, los hechos que marcaron a los candidatos presidenciales. INFORME EXCLUSIVO DIARIO 26.
Martes 17 de noviembre de 2015
Los dos candidatos que se disputan la segunda vuelta presidencial tienen muchas diferencias en cuanto a su visión de la política y su paso por la gestión pública. Sin embargo, ambos tienen algo en común: su vida quedó marcada por un hecho trágico.

El 4 de diciembre de 1989, Daniel Scioli corría los 1000 km del Delta en el río Paraná a bordo de su embarcación la "Gran Argentina".

A la altura de la ciudad de Ramallo, perdió el control de su máquina a raíz de una ola generada por un buque pesquero, y se estrelló.

Una vez ocurrido el siniestro, se alertó inmediatamente a los rescatistas. El vicecomodoro Jorge Barbero el primero en llegar al lugar, y asistir al accidentado.

En varias ocasiones Scioli recordó que estaba "desangrándose" en el agua con un futuro incierto cuando fue socorrido.

A pesar de que el accidente le costó un brazo, el piloto aseguró a los 20 días que planeaba volver a competir. Regresó en 1990, tras varias operaciones y con una prótesis que le permitía navegar. Llegó a conquistar más campeonatos de motonáutica en diferentes categorías: clase II en Mar del Plata (1992), Superboat (1994), Production A y Superboat (1995), Sportman B y Superboat (1996).

En cambio, la vida de Mauricio Macri cambió 24 de agosto de 1991. Aquella noche fue abordado por tres delincuentes cuando llegaba a su casa. Fue golpeado, maniatado, encapuchado y obligado a entrar en un ataúd.

Estuvo 15 días secuestrado y encadenado al suelo en un subsuelo donde sólo había una cama y un inodoro químico.

“Cuando mi padre pagó el rescate, fue mi peor momento no sabía si me iban a matar, porque debatían qué iban a hacer conmigo”, relató años después.

Tras una larga investigación, se llegó a determinar que la célebre “Banda de los Comisarios” que los privó de su libertad estaba integrada por un suboficial del Ejército, un ex comisario y uno de los condenados por el caso Sivak.

Tanto Scioli y Macri reconocen en la actualidad que haber superado una situación tan difícil los fortaleció en su carácter y los modeló como personas. Por Federico Millenaar