Hallaron sana y salva a Mía: estaba en Junín

La hija de la víctima de femicidio en El Palomar apareció en buen estado de salud en la estación de colectivos de Junín y ya se encuentra con la Policía.
Miércoles 18 de noviembre de 2015

Mía, la pequeña de seis años que estaba desaparecida desde el lunes y cuya madre y hermano menor fueron asesinados a puñaladas en El Palomar, fue encontrada sana y salva por la policía en la ciudad bonaerense de Junín. Según confirmó el ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados, la menor se encontraba en compañía de Enrique Alcaraz, un joven de 26 años conocido como "El Carnicero", quien fue pareja de Sabrina Soledad Martín (24), la mamá de la niña.

El funcionario reveló que el chofer del micro en la terminal reconoció a la menor, vio una actitud extraña en el joven e inmediatamente dio aviso a la Policía. "Cuando el micro llega a la terminal de Junín, el conductor del micro esperó a que se bajaran todos los pasajeros y le dio aviso a dos efectivos. Luego se lo aprehendió. Lo importante es que funcionó la prevención para que se lo aprehendiera. Está llegando el fiscal y la nena está en perfecto estado, confirmó el ministro.

Más de 500 policías de la Provincia participan de la búsqueda de la niña y los fiscales pidieron ampliar la zona de búsqueda a localidades vecinas. El caso que conmovió al país ocurrió el pasado lunes cuando a la madrugada, efectivos de la Policía encontraron degollada a Sabrina y el cadáver, envuelto en una frazada, del más chico de sus hijos, Martín (3), que presentaba 19 puñaladas puñaladas en distintas partes del cuerpo. El hallazgo se produjo a las 3 en la vivienda ubicada en la calle Murillo al 400, casi esquina Marconi.

Los investigadores establecieron que la madre llegó a levantarse tras las primeras puñaladas, tenía como lesión principal un corte en el cuello y luego recibió tres puntazos por la espalda, cuando ya estaba caída al lado de una cama. Los forenses de Morón determinaron que el asesino utilizó un cuchillo de mesa con borde aserrado, el cual no fue hallado en la escena del doble crimen.