Ataque terrorista en hotel de Mali: ya son 40 los muertos

Entre las víctimas fatales hay 27 civiles y 13 terroristas. Un comando yihadista irrumpió a tiros en el hotel Radisson de Bamako al grito de "Dios es grande". Tomaron 170 rehenes.
Sábado 21 de noviembre de 2015
Un grupo de hombres irrumpió esta mañana en el lujoso hotel Radisson Blu, ubicado en pleno centro de Bamako y concurrido frecuentemente por extranjeros -militares, cooperantes, diplomáticos- que negocian o cooperan en el convulso norte de Mali, donde operan separatistas tuareg y grupos islamistas.

Según cifras de la Misión de la ONU en Mali (Minusma), fallecieron 27 civiles y 13 atacantes desde que comenzó el ataque, pero el gobierno maliense solo informó de 22 civiles muertos y dos atacantes, tras anunciar que la toma de rehenes había finalizado, informó la agencia de noticias EFE.

El ataque fue reivindicado por dos grupos yihadistas activos en el Sahel: Al Murabitun, dirigido hasta su muerte en mayo pasado por el argelino Mokhtar Belmokhtar, y Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que afirmaron haber actuado conjuntamente en una llamada a la agencia de noticias Al Ajbar.

Fuentes policiales dijeron que los 13 asaltantes robaron esta mañana un vehí­culo diplomático estadounidense, con el que se presentaron en el hotel y asi pudieron acceder a sus instalaciones, generalmente concurridas por extranjeros.

Y precisaron que los yihadistas armados entraron en el hotel al grito de "Alahu Akbar" (Dios es grande, en árabe) y declararon que todos los presentes -clientes, trabajadores y guardias del hotel, de diversas nacionalidades como estadounidenses, chinos, belgas, pakistaní­es y alemanes, entre otros- que estaban secuestrados.

La toma de rehenes duró siete horas. Antes de que se produjera la operación de liberación de las fuerzas de seguridad malienses, los asaltantes liberaron a algunos rehenes, incluyendo a aquellos que eran capaces de recitar versos del Corán, mientras que otros lograron escapar.

La Policí­a acordonó la zona cercana al hotel, que era sobrevolada por helicópteros de la Minusma y del Ejército maliense, mientras alrededor de la zona vallada se congregaron muchas personas que aplaudieron al ver llegar a los militares de las fuerzas especiales para liberar a los rehenes.

Los militares malienses fueron ayudados en la operación por fuerzas especiales de la Gendarmería francesa enviadas desde París, además de soldados estadounidenses presentes en Mali y soldados del contingente nigeriano de la Minusma.

El asalto al hotel comenzó por la tarde, siete horas después de la llegada de los secuestradores, y durante horas se pudo oír un intenso tiroteo dentro del hotel, que causó la muerte de los 27 rehenes (varios de ellos occidentales, pero no se conocen sus nacionalidades) y de los 13 asaltantes.

Los rehenes que pudieron ser evacuados tras la operación de asalto fueron conducidos en ambulancias de la ONU a un pabellón de deportes cercano para recibir los primeros auxilios; algunos de ellos abandonaban el hotel ensangrentados y aparentemente en estado grave, informó EFE.

Los cuerpos de los muertos fueron retirados del hotel y llevados a un lugar desconocido, mientras que la Polici­a Cientí­fica trabaja para identificarlos.

Entre las ví­ctimas fatales del ataque se encuentra un funcionario del Parlamento belga que había asistido a una convención en Malí.