Con la vuelta de Messi, Barcelona goleó al Real Madrid

Se impuso 4 a 0 con goles de Suárez -2-, Neymar e Iniesta. Tras su lesión, la Pulga volvió a jugar en el Bernabéu, donde su equipo aplastó a un pobre conjunto Merengue.
Sábado 21 de noviembre de 2015

El Barcelona amplió su ventaja como líder al ganar 4-0 al Real Madrid, este sábado en el Clásico de la 12ª jornada jugado en el Santiago Bernabéu, con un doblete de Luis Suárez y goles de Neymar y Andrés Iniesta, en un partido en el que regresó Lionel Messi.

Con este triunfo los azulgranas cuentan con 6 puntos de ventaja sobre los blancos (30 frente a 24), que incluso podrían ser superados por el Atlético de Madrid (3º con 23), que juega el domingo ante el Betis (11º).

Suárez abrió el marcador en el minuto 11, luego fue el turno de Neymar (39) y ya en la segunda parte marcaron Iniesta (53) y de nuevo Suárez (74).

Messi, que se rompió un ligamento de la rodilla derecha el 26 de septiembre, volvió a jugar. Entró en la segunda parte pero no consiguió marcar ante un Real Madrid desquiciado, como demostró la expulsión de Isco en el 85 tras dar una patada a Neymar.

Antes del inicio del duelo se guardó un minuto de silencio y sonó La Marsellesa en el Santiago Bernabéu en homenaje a las víctimas de los recientes atentados de París.

Los jugadores, técnicos y árbitros se reunieron en el centro del terreno durante una interpretación al piano del himno francés, al tiempo que en las gradas se desplegó una enorme bandera con los colores azul, blanco y rojo de Francia.

El partido estuvo rodeado por unas medidas de seguridad excepcionales. Unos 1.000 policías fueron desplegados para proteger el estadio y otros 1.400 guardias de seguridad apoyaron la operación.

Impulsado por Neymar y Suárez el Barcelona ofreció una lección ante el peor Real Madrid de la temporada. Ya fuera imprimiendo velocidad en las transiciones o controlando el juego y buscando la superioridad con los pases, los azulgranas tomaron el Bernabéu.

Como muestra, la estadística de tiro: en la primera mitad el Barcelona disparó a puerta en 9 ocasiones (4 entre los tres palos) por 4 de los blancos (1).

El primer tanto llegó tras tejer una red de 24 pases por todo el campo. En la parte final de la jugada Sergi Roberto imprimió velocidad, superó a Sergio Ramos y se la puso al hueco a Suárez, que encontró el segundo palo con el exterior de su bota derecha.

En el segundo primó la verticalidad. Sergio Busquets inició la jugada, el croata Ivan Rakitic la continuó e Iniesta, en la mediapunta, sirvió al espacio para que Neymar batiera con tranquilidad al costarricense Keylor Navas.

Al borde del descanso los dos sudamericanos tuvieron el tercero. Neymar recogió el balón en el centro del campo y sorteó rivales por la izquierda hasta la línea de fondo, luego centró y Suárez, con toda la portería para marcar, disparó a la cabeza de Marcelo.

Los aficionados blancos despidieron a los jugadores con una importante pitada.

Tras la bronca de su público el Real Madrid reaccionó. Pudo recortar diferencias nada más empezar la segunda parte con un disparo de Marcelo que se fue muy cerca del palo y un latigazo desde fuera del área del colombiano James Rodríguez, al que respondió el chileno Claudio Bravo con una gran estirada.

Pero el Barcelona no bajó el ritmo. Neymar lanzó una falta con precisión y Keylor Navas, de vuelta al 11 titular tras superar su lesión, voló y despejó a córner.

A continuación llegó el tercero. Iniesta jugó con Neymar y el brasileño se la devolvió con una genialidad, un taquito de espaldas a la portería para que el capitán azulgrana desempolvara la escuadra.

El manchego se abrazó en la banda con Messi, que ya calentaba para entrar en el campo. Lo hizo en el 56 por Rakitic.

Hasta entonces su gran rival Cristiano Ronaldo había pasado inadvertido. En el 67 tuvo su única ocasión, tras un contraataque iniciado por el galés Gareth Bale, pero Bravo le ganó la partida.

En el 73, Suárez selló su doblete. Messi tocó para Jordi Alba, que lanzó al uruguayo. Aguantó hasta que Navas se tiró al suelo y le picó el balón al segundo palo.

El Real Madrid finalizó el partido con 10 jugadores porque Isco recibió una tarjeta roja directa (85) tras entrar con dureza a Neymar.