Denunció que quisieron intoxicarla con una estampita

La víctima estaba con su hija en plena calle cuando de pronto una mujer le ofreció una imagen de San Expedito. Se salvó por pedir ayuda a gritos.
Sábado 21 de noviembre de 2015
Una mujer reveló a través de Facebook que fue víctima de un intento de intoxicación en la calle el jueves pasado, cuando se encontraba con su hija en la esquina de las avenidas Las Heras y Callao, en el barrio porteño de Recoleta.

"Estaba parada en la esquina de la Farmacia Colón con Franchu en el cochecito esperando para cruzar", relató Sofía Güemes, la víctima, quien se encontraba con su beba de cinco meses.

"Se me acercó una mujer de unos 60 años, pelo enrulado, morocha y me dio un papelito que lo sacó de una bolsa de supermercado. Lo agarré y era una fotocopia de una estampa de San Expedito", continuó la madre.

"Se la devuelvo, a lo que me preguntó si no era creyente. En ese momento empecé a sentir palpitaciones cada vez más fuertes. Me agarró calor y se me empezó a dormir la lengua", describió la mujer, de 30 años.

"Recordando los mails y cadenas que leí, crucé [la calle] y llorando a los gritos le pedí a un chico que por favor no deje que la roben a la beba. De casualidad estaba un vendedor de la pintureria de la esquina que me reconoció, ya que voy seguido a comprar ahí, y cuando vio mi estado se acercó a ayudarme", reveló Güemes a sus contactos de la red social.

"Varias personas más se acercaron, me ayudaron y acá estamos, ¡las dos súper bien más allá del susto!", afirmó Güemes, quien compartió la anécdota con una advertencia: "Si les ofrecen algo en la calle no lo agarren y si los agarran distraídos como a mí, griten, pidan ayuda que todavía hay gente buena que los va a ayudar!", expresó.