Menores guardan fotos sexuales en APPS fantasma

La magnitud del escándalo de “sexting” descubierto hace unas semanas en una escuela secundaria fue una sorpresa para los profesores y padres.
Martes 24 de noviembre de 2015

Ocurrió en una Escuela Secundaria de Canon City, en Colorado, Estados Unidos.

Para sorpresa de los profesores y padres de familia, en los que se vieron implicados, al menos 100 estudiantes, muchos con sólo 12 años de edad, en el que habían estado canjeando por medio de sus teléfonos celulares centenares de fotografías en las que se encontraban sin ropas.

Las fotos íntimas, que los menores se tomaban ellos mismos y mandaban a sus compañeros, las guardaban en las denominadas "aplicaciones fantasma", esto provoco que los adultos se demoraran muchos meses para enterarse de lo que realizaban sus hijos.

Estas herramientas se conocen como las "apps fantasma" que tienen la imagen de aplicaciones comunes como una calculadora o un administrador de música popular.

La forma en que se puede operar al entrar una contraseña, se ingresa a unas carpetas secretas en las que se pueden almacenar fotografías y videos a los que sólo puede acceder el usuario o administrador en este caso los adolecentes.

Estas apps, conocidas de igual manera como "aplicaciones bóveda", han ganado popularidad en los últimos tiempos entre los adolescentes, que las utilizan para que su padres no ingresen a ciertos contenidos.

Se estiman que son al menos unos tres años que existen estas "apps fantasma", que por otra parte no tienen ningún costo económico.

Secret Calculator Folder Free y Calculator%, que tienen la apariencia y funcionan como calculadoras, son unas de las más populares.

También se descubrió que algunas de estas aplicaciones, tienen una seguridad extrema, ya que cuentan con archivos secretos al interior de otros archivos secretos.

"Estas apps son lo que llamamos caballos troyanos, porque aparentan ser una cosa que no son", afirma Steven Beaty, experto en ciberseguridad y profesor de computación de la Universidad Metropolitana de Denver, en Colorado.

"Los padres deberían fijarse en las aplicaciones que los teléfonos normalmente ya llevan incluídas, como calculadoras, y buscar aquellas que están duplicadas en los teléfonos de sus hijos", recomienda Beaty, "es muy difícil diferenciar estas apps de aplicaciones normales".

Los padres y adultos deben estar controlando las aplicaciones nuevas que obtienen sus hijos ingresando a los portales de las tiendas de Apple o Google, ya que estás sí verifica la funcionalidad precisa de las mismas.

Las mejores herramientas para ascender a estos contenidos o apps fantasma solo los poseen la policía, pero no así para el público en general.

La mejor manera es estar alerta y vigilar la mayoría de las actividades de los menores, indagar y verificar el contenido de sus teléfonos y computadoras. (Fuente: BBC Mundo)