¿Matrimonio sin sexo? Esto ayudará a la pareja

Miércoles 25 de noviembre de 2015
Es un hecho constatado que la frecuencia de las relaciones sexuales entre la pareja disminuye drásticamente una vez se pasa por el altar. La rutina, las obligaciones o los hijos son factores que inciden en la falta de sexo en el matrimonio y que pueden derivar en serios problemas de pareja si la situación se prolonga en el tiempo.

Sin embargo, todo problema tiene solución y no todo está perdido una vez que tu pareja pasa a ser tu esposa o esposo.

PRELIMINARES, SIEMPRE:

Es algo que parece que se pierde cuando hay exceso de confianza y se establece una especie de norma no escrita por la que obligatoriamente hay que tener sexo una o dos veces por semana. Los preliminares resultaban tan importantes cuando la relación estaba en los comienzos... ¿por qué resignarse a perderlos?

Eso de ir al grano sin más, para unas prisas está muy bien, pero es normal que establecido como rutina le dé bajón a cualquiera. Por eso, una suave caricia en zonas erógenas como el vientre o la entrepierna bastará para que el fuego estalle y todo fluya mejor.

SIN HIJOS, MUCHO MEJOR:

No os sintáis mal por 'aparcar' a los hijos de vez en cuando con los abuelos o familiares cercanos. A veces apetece cometer una locura en la casa de uno mismo y estrenar todos y cada uno de los rincones fantásticos donde descubriréis que el sexo puede seguir siendo completamente estimulante y apetecible. Acordaos de cuando os lo teníais que montar en el coche o en casa de los suegros a escondidas... Ahora que todo este espacio es para vosotros, ¿no lo vais a aprovechar?

COMPARTE UNA FANTASÍA SEXUAL:

Es verdad que entre facturas, colegios e hipotecas, el espacio para este tipo de cuestiones normalmente se reduce a cero en la vida conyugal. Sin embargo, no está de más que de vez en cuando compartáis alguna fantasía sexual o un sueño erótico que os permita hacer volar vuestra imaginación y, de esta forma, disfrutar 100% de la relación sexual. Os sorprendería saber cuánto puede llegar a excitar a la otra persona contarle, por ejemplo, que has tenidos pensamientos eróticos con alguien de tu mismo sexo.

MÁNDALE UN “WHATSAPP” PICANTE:

Quien dice un whatsapp 'hot', dice un mensaje en el buzón de voz (muchísimo mejor, tu voz le excitará) pidiéndole guerra para esa misma noche una vez acostéis a los niños. Lo más seguro es que él o ella esté en ese momento en una aburridísima reunión de trabajo y el mensaje, cuando menos, le hará sonreír y, muy probablemente, revolverse en la silla. A partir de ese momento, contará los minutos para llegar a casa.

DORMID DESNUDOS:

Al final el hecho de estar piel con piel y sin ropa hará que todo sea mucho más natural y apto para el ataque. Un simple beso de buenas noches o una frase bonita al oído estando completamente desnudo será suficiente para encender la pasión en esos momentos y dar rienda suelta a una noche de sexo perfecta.

UN BUEN STRIPTEASE:

Que os hayáis casado el uno con el otro no quiere decir que os hayáis vuelto unos aburridos carentes de vida sexual. La líbido está ahí y solo hay que estimularla. Si hace años hacíais tonterías como un striptease con música de fondo a lo nueve semanas y media', ¿por qué no os dais el lujo de convertir el 'sábado sabadete' en algo realmente excitante? Sí, seguro que puedes ser resultar tan sexy como Kim...

DALE PLACER...

No siempre a los dos les apetece el sexo. Por ello, tampoco está de más que si uno está más reacio y ve que el otro tiene intenciones se ofrezca a estar a su disposición... para lo que quiera. Por otro lado, existe la opción de hacerlo tú mismo... y que te vea. O que cada uno lo haga, y os veáis. Es cuestión de echarle imaginación y atreveros a cosas que antes las veíais como algo muy normal.

UNA CENA ROMÁNTICA... Y UNA COPA DE CHAMPÁN

Es el preámbulo perfecto para lo que luego tendrá que suceder. Si eres mujer, no temas olvidarte por un día de ponerte ropa interior y hacérselo ver durante los postres. Claramente él sabe que el postre vas a ser tú. La excitación aumentará si brindáis con una copa de champán... Por supuesto, el alcohol, sin pasarse o conseguirás el efecto contrario.