Roban e incendian una escuela: la destrucción es total

Delincuentes rociaron con combustibles toda la biblioteca del establecimiento y la prendieron fuego, por lo que al tratarse de papel, cartón y madera las llamas avanzaron rápidamente.
Domingo 29 de noviembre de 2015
Una escuela a la que asisten 420 alumnos fue saqueada esta madrugada por delincuentes que antes de irse rociaron la biblioteca con combustibles y la prendieron fuego, por lo que el incendio se propagó y destruyó todo el edificio.

El lamentable hecho se produjo en la escuela de educación primaria Nº 57 llamada "Jorge Luis Borges" en el barrio Cuartel V, en el partido bonaerense de Moreno, informaron a NA fuentes policiales que investigaban lo sucedido.

Las primeras líneas de investigación indican que al menos tres delincuentes forzaron la reja de la ventana de la biblioteca e ingresaron a la escuela para robar objetos que no tenían un elevado valor económico pero era importantes para los alumnos.

Los malvivientes revolcaron todo lo que encontraron a su paso y rompieron armarios y muebles, y se retiraron del lugar sólo con un un televisor LCD mientras que las demás cosas sustraídas fueron encontradas luego tiradas en el patio de la escuela.

Pero antes de irse, los delincuentes rociaron con combustibles toda la biblioteca del establecimiento y la prendieron fuego, por lo que al tratarse de papel, cartón y muebles de madera las llamas avanzaron rápidamente.

Tras las primeras pericias, los bomberos reportaron que el edificio se encuentra en peligro de derrumbe dado que las altas temperaturas destruyeron el techo y las paredes de material, que deberán ser derribadas.

A esta escuela pública asistían unos 420 chicos de entre 6 y 12 años de familias humildes de la localidad ubicada en el oeste bonaerense, que además de recibir educación también eran beneficiados por el servicio alimentario al que ya no podrán acceder.

Fuentes de al investigación indicaron que los primeros datos apuntan contra tres adolescentes que aún no habían sido investigados, pero los efectivos policiales recolectaban información para tratar de dar con las identidades.