Escuela quemada: piden la construcción de nuevo edificio

Tras el ataque de un grupo de delincuentes, hay peligro de derrumbe. Padres y docentes reclaman viandas al Gobierno dado que los chicos ya no podrán comer y merendar en la institución.
Lunes 30 de noviembre de 2015
Un incendio intencional destruyó gran parte de una escuela de la localidad bonaerense de Moreno luego de que un grupo de asaltantes prendió fuego la sede educativa tras llevarse electrodomésticos durante la madrugada.

Así lo denunciaron docentes de la escuela 57 "José Luis Borges", ubicada en el barrio de Anderson, en la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Según los docentes, el incendio se habría iniciado a partir de un robo en la biblioteca cuando los delincuentes, para escapar, "tiraron combustible y prendieron fuego" el edificio.

Vecinos aseguraron que vieron salir del establecimiento, ubicado en la intersección de las calles La Música y Murillo del barrio Cuartel V, "a dos o tres chicos" que habrían sido los responsables del ataque.

Sonia Rawson, vicedirectora de la escuela, contó que a las "2:45 había cuatro o cinco dotaciones de bomberos, patrulleros y la escuela estaba toda en llamas".

"Nos llamamos entre compañeros, nos pusimos de acuerdo para venir", contó Rawson, quien aseguró que tras el incendio "se perdió absolutamente todo".

"No se podía hacer nada, no podíamos entrar porque estaban los bomberos trabajando, había explosiones. Tuvimos que esperar porque se intercambiaban las dotaciones de bomberos porque se quedaban sin agua", explicó la docente.

Consultada sobre la posible causa del siniestro, indicó que "al parecer se inició todo por un robo, en la biblioteca" de donde "se llevaron un LCD y dejaron todo tirado en el patio".

"Vecinos dijeron que vieron salir a dos o tres chicos. Al escapar tiraron combustible para quemar todo", agregó.

En cuanto a los daños sufridos, los docentes señalaron que "la cocina ya no sirve, el techo de la biblioteca se vino abajo cuando los bomberos trabajaban adentro" y advirtieron que "el edificio está en peligro".

Se estima que alrededor de 500 alumnos fueron perjudicados por el ataque y no podrán asistir al establecimiento con normalidad.

"No sabemos cómo va a seguir. No queremos irnos a otro edificio, no queremos ser parte del paisaje", lamentó Rawson, quien confesó que sienten "mucha tristeza" por lo ocurrido.

Por su parte, el docente Sergio Sánchez consideró que "si esto fue por jóvenes que andan con problemas de drogas es una tragedia" y añadió: "Tenemos acá una situación muy comprometida, y si fue por jugar, habla de los valores que vamos perdiendo. Es triste".

Sánchez contó que mañana, al mediodía, convocarán a "toda la comunidad para pensar cómo resurgimos nuevamente de las cenizas" e intentarán continuar las clases en las afueras de la escuela.