Cumbre Climática: el discurso de los principales líderes

Todos los mandatarios de las potencias se comprometieron a avanzar en la lucha contra el calentamiento del planeta. Obama pidió actuar “ahora, antes de que sea demasiado tarde”.
Lunes 30 de noviembre de 2015
Los líderes mundiales dieron inicio hoy a un ambicioso esfuerzo para contener el alza de las temperaturas del mundo e intentarán ponerse de acuerdo para hallar una causa común en dos semanas de negociaciones destinadas a reducir la dependencia de los combustibles fósiles que sufre la economía global.

Unos 150 jefes de Estado, entre ellos el presidente estadounidense, Barack Obama, y su contraparte chino, Xi Jinping, llegaron a la cumbre organizada por Naciones Unidas en París armados con promesas y acompañados por altas expectativas.

Luego de décadas de complicadas conversaciones marcadas por el fracaso de la anterior cumbre de Copenhague hace seis años, los negociadores parecen haber conseguido algún tipo de acuerdo marco que podría ser definido para mediados de diciembre.

¿Qué dijeron?

El presidente francés François Hollande aseguró que la conferencia sobre el clima es "una inmensa esperanza que no tenemos derecho a defraudar", porque está en juego "el futuro del planeta y de la vida".

"Nunca lo que ha estado en juego en una reunión internacional fue tan importante", dijo e indicó además que el acuerdo debe ser "universal, diferenciado y vinculante". "Es necesario definir una trayectoria creíble capaz de contener el calentamiento por debajo de los 2 C, o incluso, si es posible, de 1,5 C. Será necesario establecer una evaluación regular de nuestros avances y un mecanismo de regulación a la altura de nuestros compromisos, cada cinco años", declaró el mandatario galo.

Por su parte, el norteamericano Barack Obama instó a los negociadores de un acuerdo global contra el cambio climático a actuar "ahora" antes de que sea demasiado tarde, y aseguró que no existe contradicción entre desarrollo y protección ambiental.

"Tenemos el poder de cambiar el futuro aquí y ahora, pero solo si nos ponemos a la altura del acontecimiento", advirtió.

El presidente ruso Vladimir Putin dijo en la conferencia que hace falta un "acuerdo global, eficaz, equilibrado" y "jurídicamente vinculante que permita a las economías desarrollarse" y que limite "dos grados" el recalentamiento global.

Además, auspició "un nuevo acuerdo en prolongación de Kyoto que responda a los intereses de las poblaciones".

"Hemos superado nuestras responsabilidades en el Protocolo de Kyoto", subrayó Vladimir Putin antes de recordar que entre 1991 y 2012 "Rusia no sólo impidió el crecimiento de los gases contaminantes sino que los redujo notablemente y gracias a ello no terminó en la atmósfera el equivalente a unos 40.000 millones de toneladas de anhídrido carbónico", un poco menos que la totalidad de los gases contaminantes (46.000 millones) emitidos por todos los países del mundo en 2012.

Angela Merkel, canciller alemana, pidió a los participantes en la cumbre que envíen una señal fuerte y conjunta para proteger el medio ambiente y también en respuesta a los atentados ocurridos en París hace dos semanas. "Sabemos que debemos actuar hoy, eso es lo que se reclama en esta cumbre", afirmó Angela Merkel hoy en Le Bourguet.

La canciller abordó asimismo la financiación de la lucha contra el cambio climático y afirmó que los países pobres también deberían tener la oportunidad de poder desarrollarse de manera sostenible.

Por último, Dilma Rousseff, mandataria brasileña, aseguró durante la apertura de la cumbre del clima de París que además de un acuerdo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero tiene que buscarse "contribuir al desarrollo mundial".

"Hay un sentimiento de urgencia y tenemos que dar muestras de liderazgo. Nuestra acción será útil si es colectiva. La mejor manera de buscar soluciones es unirnos para encontrar un acuerdo equitativo, ambicioso y duradero", señaló Rousseff .

Tras apostar por un acuerdo "jurídicamente vinculante", la presidenta de Brasil señaló que "no debe ser solo la suma de las contribuciones de cada uno", sino que tiene que "abrir una nueva vía para comprometernos en la lucha contra el cambio climático".