Adolescente se suicida por ser alérgica al WiFi

Desde 2012 comenzó a presentar síntomas de cansancio, dolores de cabeza, problemas de vejiga, los cuales que ayudaron a determinar la extraña enfermedad de hipersensibilidad electromagnética (ECH).
Miércoles 2 de diciembre de 2015
Una adolescente británica de 15 años de edad se suicidó por no soportar ser alérgica al WiFi, publicó Mirror.

Se trata de Jenny Fry, quien se ahorcó de un árbol, tras ser diagnosticada de una extraña enfermedad denominada hipersensibilidad electromagnética (ECH, por sus siglas en inglés), la cual le hacía tener síntomas insoportables: cansancio, dolores de cabeza y problemas de vejiga.

En noviembre de 2012 cuando comenzó a presentar los síntomas y además dar con el origen de la enfermedad, sus padres suspendieron el servicio de wifi de su casa, aunque Fry siguió en contacto con la señal inalámbrica de internet en la escuela Chipping Norton de Oxfordshire.

Debra, la madre de la adolescente relató que "Jenny estaba sintiéndose enferma y yo también. Hice algunas investigaciones y encontré cuán peligroso podía ser el wifi, por eso decidí sacarlo de mi hogar. Ambas estábamos bien, pero Jenny continuaba sintiéndose enferma en algunas áreas de su colegio", al tiempo que acusó a la escuela de no haber hecho lo pertinente para evitarle más tropiezos a la niña. El hecho llegó a la Justicia.

Ante el suicidio de Jenny, Debra manifestó que su propósito es “hacer una campaña advertir sobre los peligros del WiFi”, al tiempo que descartó estar en contra de la tecnología pero abogará porque las escuelas estén “más alertas a que algunos alumnos podrían ser sensibles y así reducir su uso”. Agregó que “creo que el WiFi mató a mi hija”, citó Daily Mail.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la EHC se presenta con una serie de síntomas no determinantes que carecen de base toxicológica o fisiológica evidente.