"Las boletas se firman una por una, ¿cómo pueden pegarse?"

Ricardo Gil Lavedra dialogó con Ari Paluch en El Exprimidor (Radio Latina 101.1) sobre la bochornosa votación que terminó en un empate imposible.
Viernes 4 de diciembre de 2015
El abogado, Ricardo Gil Lavedra (asesor legal de Marcelo Tinelli en su candidatura a presidir la AFA), dialogó con Ari Paluch en El Exprimidor (Radio Latina 101.1) sobre la escandalosa elección en la Asociación del Fútbol Argentino que terminó con un empate “imposible” en una votación de 75 personas.

“Sinceramente, es casi imposible de explicar un papelón de las características que ocurrió ayer. Una elección sencilla, de 75 personas, donde se trabajó mucho para asegurar la transparencia, donde hay 3 inspectores de justicia, el defensor del Pueblo y de la Ciudad. Todos ahí, en la misma mesa y ¿a alguien se le puede pasar un voto pegado dentro de un sobre? Es muy difícil de explicar”, sentenció Gil Lavedra.

Ante la consulta de Paluch, el abogado dijo: “No tengo sospechas, pero hay errores... cómo se puede explicar tamaña grosería... La responsabilidad es de la comisión escrutadora, sin dudas. Abren los sobres delante del resto”.

“Hay que ver cómo se pegó ese voto. Son tarjetas de cartulina, en el cual cada una fue firmada por la comisión escrutadora. Nadie pudo haber llevado una boleta que no hubiera estado firmada previamente por la comisión. Se firman una por una. ¿Cómo volvió a pegarse esta?”, se preguntó en Radio Latina.

Explicó, además, que “cuando se abre el sobre, ¿cómo esto no se advierte? Había 75 sobres que se abren uno por uno”.

En cuanto al proyecto del voto electrónico, dijo: “No es que no se aceptó, se barajó la posibilidad pero se estaba muy sobre la fecha. Parecía una sobreactuación colocar una máquina de voto electrónico para un padrón de 75”.

En tono de gracia, Gil Lavedra dijo que lo recomendable es “cerrar la AFA”. “Hay tantas cosas para cambiar en AFA. Cambios muy fuertes. Hay cosas inadmisibles. La AFA no puede manejar los árbitros. El tema del régimen de contrataciones tienen que ser más públicos, más abiertos”.