¿Qué le pasa a tu cuerpo si pasás un mes sin tener sexo?

Lunes 7 de diciembre de 2015
El tener pareja no es garantía de siempre poder mantener relaciones íntimas. La abstinencia sexual no deseada en personas solteras o no debida, por ejemplo, a algún tipo de disfunción como la dispareunia (coito doloroso), la disfunción eréctil o alguna dolencia relacionada tanto con nuestros genitales como con nuestro estado anímico, puede tener efectos diferentes en cada individuo.

Sobre ese problema, la sexóloga Rosa Sanz considera que “no tener un bienestar sexual puede afectar el estado anímico, incluso a la autoestima”, aunque reconoce que no a todos los pacientes les afecta por igual, puesto que hay incluso quiénes renuncian al contacto íntimo para siempre. “Pero lo cierto es que la abstinencia no deseada puede tener un efecto visible en el día a día”, afirma la educadora afectivo sexual.

En tanto, Froilán Sánchez, coordinador del grupo de Salud Sexual de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), señala que la abstinencia sexual no deseada “repercute desde el punto de vista psíquico y físico, altera la salud y también el estado de ánimo”. Agrega que esa carencia repercute en la salud de quienes desean mantener relaciones sexuales pero no pueden practicarlas”.

Sánchez informa de que dejar de tener relaciones sexuales, “por normal general, tiene efectos sobre la percepción de nuestra imagen y nuestra autoestima, lo que puede llevar a que nos descuidemos, disminuya nuestra actividad física o comamos peor”.

Otra de las consencuencias son descuidar la dieta y ver demasiada televisión, que se vinculan a la obesidad y sus enfermedades derivadas.