Atleta que tuvo que comprobar que era mujer, se casa con su novia

Miércoles 9 de diciembre de 2015
La sudafricana Caster Semenya, campeona olímpica de 800 metros en 2009 y subcampeona olímpica en Londres 2012, se ha casado a los 24 años con su novia Violet Raseboya, una celebración que se ha convertido en un evento mediático por la polémica que arrastra la atleta desde que fue obligada en 2011 a someterse a un test de género tras las denuncias de algunas de sus rivales.

Semenya, que irrumpió con fuerza en el mundo del atletismo con solo 19 años, se convirtió en la campeona de 800 más joven de la historia en los Mundiales de Berlín 2009, y lo hizo con una superioridad tan aplastante que provocó las sospechas de sus compañeras.

El aspecto varonil de Semenya fue objeto de debate público y la Federación Internacional de atletismo (IAAF) decidió someter a la sudafricana a un test de género que determinó que padece una anomalía cromosómica: testículos internos masculinos y genitales externos femeninos. La IAAF decidió, no sin controversia, que podía seguir compitiendo en la categoría femenina.

Tras verificar su sexo, Semenya conquistó la plata en el Mundial de Daegu de 2011 y repitió metal en los Juegos de Londres un año más tarde. Precisamente, la atleta que le ganó en esta última final es Mariya Savinova, suspendida por dopaje tras el demoledor informe de la AMA sobre la situación del atletismo ruso. Si Savinova pierde su medalla de oro, será Semenya quien la herede.

Caster Semenya participó por última vez en un campeonato de alto nivel el pasado mes de agosto, en los Mundiales de Pekín. Quedó eliminada en las semifinales tras acabar última en su serie.