Cristina: “Me hubiera gustado entregar el mando en Congreso”

“Me hubiera gustado poder haber entregado los atributos de mando ante la Asamblea Legislativa, máximo órgano popular de nuestro país", lamentó. Mirá todo el histórico acto.
Miércoles 9 de diciembre de 2015

En el último día de su gestión, la presidenta Cristina Kirchner se despidió ante una multitudinaria Plaza de Mayo repleta de militantes, ante quienes agradeció el respaldo durante los doce años y medio de las administraciones kirchneristas, al mismo tiempo que apuntó contra su sucesor, Mauricio Macri, y el Poder Judicial.

"Me hubiera gustado poder entregar el gobierno en el Congreso. Me hubiera gustado poder haber entregado los atributos de mando ante la Asamblea Legislativa, máximo órgano popular y federal de nuestro país", lamentó la mandataria, en alusión al frustrado traspaso de mando con Macri, al que finalmente este jueves no asistirá.

La mandataria dedicó varios pasajes de su discurso en las puertas de la Casa Rosada a criticar al Poder Judicial y, en especial, al fallo de la jueza María Servini de Cubría, que dictaminó que el mandato de Cristina Kirchner caducaba este jueves a las 0.00

"Jamás pensé que iba a haber un Presidente cautelar por doce horas en nuestro país. Capaz que en la próxima tendremos que votar a un presidente provisional", sostuvo en alusión al fallo que habilitó a Federico Pinedo como Presidenta hasta la jura de Macri prevista para el mediodía de este jueves.

Con el cielo ya oscurecido, la mandataria advirtió que no podía prolongar mucho más su mensaje y hasta bromeó con ese dictamen judicial: "No puedo hablar mucho porque a las doce me convierto en calabaza", dijo en referencia al cuento de Cenicienta.

Si bien dijo eso con tono risueño, lo cierto es que en otros pasajes de su discurso apuntó duro contra esa medida y criticó a la "corporación judicial", mientras que los militantes respondían con el grito de "Golpe de Estado, golpe de Estado", tal como llegó a caracterizar el oficialismo a ese fallo.

La multitud de jóvenes integrantes de las distintas organizaciones políticas del kirchnerismo, que constituyeron el grueso de los que desembarcaron en la tradicional plaza porteña, hicieron sonar sus cánticos, entre ellos un "Macri sos cagon".

Por otro lado, la Presidenta que, pese al fin de su gestión, "la tarea sigue" y remarcó que "el lugar natural del militante no debe ser siempre el gobierno, sino junto al pueblo".

La jefa de Estado además aludió, sin nombrarlo, a Macri: "Es distinto ser miembro de un gobierno popular que de un gobierno con impunidad mediática, son dos cosas deferentes", indicó.

También, pidió que en la próxima etapa haya una Argentina "sin censura y sin represión": "Espero que podamos gozar, ademas de las conquistas sociales, del progreso económico, la misma libertad de expresión que han tenido en estos 12 años y medio. Espero una Argentina sin censuras, espero una Argentina sin represión", sostuvo.