¿Cuáles son las excusas de los hombres para no tener sexo?

Viernes 11 de diciembre de 2015
Aunque es muy conocido el mito de que los hombres jamás o casi nunca rechazan un posible encuentro sexual, lo cierto es que una investigación reciente demuestra que ellos no están siempre dispuestos a hacer el amor y buscan pretextos para evitarlo.

"He bebido demasiado... Mi equipo de fútbol ha perdido y no estoy de ánimo... Me encuentro muy cansado... No puedo quitarme las preocupaciones de la cabeza... Tengo problemas en el trabajo... El estrés y la ansiedad me agobian e impiden disfrutar...".

Estos son algunos de los pretextos o explicaciones más frecuentes que contemplan los varones ante su pareja cuando no se hallan predispuestos a mantener una relación sexual, a pesar de que la situación sea propicia o que la mujer la proponga o insinúe.

Demasiadas excusas

Entre las excusas masculinas no figura la consabida "cariño, esta noche, no, porque me duele la cabeza", que suele atribuírsele como tópico a las mujeres, pero de todos modos el repertorio de pretextos al que recurren los hombres para no entregarse a los placeres sensuales es muy amplio y variado.

Todo ello se desprende del reciente informe EXCUSE (Excusas Comúnmente Utilizadas en Disfunción Eréctil), avalado por la Asociación Española de Salud Sexual (AESS) y la Asociación Española de Andrología y Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA), que concluye que el cansancio, la ansiedad y el alcohol son las justificaciones más frecuentes de los hombres.

"Aunque persiste la idea de que los hombres nunca o casi nunca rechazan tener un encuentro sexual, como confirman dos de cada tres encuestados, el sondeo realizado en 1.050 personas de más de 35 años de edad, la mitad mujeres y la mitad hombres, revela lo contrario", según Ignacio Moncada, presidente de la AESS.

Entre las excusas masculinas, la más espontánea y utilizada, es "estoy cansado", seguida de otras como estar estresado o ansioso, haber consumido alcohol, tener problemas económicos, haber comido demasiado o que su equipo de fútbol haya perdido.