Cómo no excederse en las fiestas y mantener una alimentación equilibrada‏

Lunes 14 de diciembre de 2015

Mantener una conducta ordenada sin perder la línea de lo que habitualmente consumimos no es imposible. Simplemente debemos saber qué elegimos para comer, cuánto, cuáles alimentos y, además, qué bebidas contienen menos calorías.

La noche de Navidad y fin de año particularmente suelen caracterizarse por estar llenas de comidas tentadoras y abundantes que luego generan culpa.

Lo primero que se debe hacer es tener una conducta responsable frente a las porciones. Ya con esto puede considerarse una primer parte de la tarea cumplida. Comer variado no está mal, pero el problema es cuando se realiza en exceso.

Las porciones chicas o que no superen la palma de la mano son las ideales para que se pueda “picar” y probar cosas ricas. En general tener un plato y servir allí la cena entera va a ayudar en esto. Levantarse varias veces para servirse o comer en tandas puede favorecer esta tendencia a comer de más.

Si se quiere llegar a la cena con el estómago medio lleno, un puñado de frutas secas una hora y media antes favorece la saciedad e impide comer de más.

Otra opción es la de acompañar las carnes o el plato principal con verduras y ensaladas. Comúnmente para estas fechas se consumen productos frescos o fríos por las altas temperaturas, las verduras son ideales frente a esto, ya que llenan y a la vez aportan pocas calorías.

En lo que a bebidas se refiere, lo recomendable es que durante la cena se tome algún refresco Light o sin azúcar si no se quiere consumir agua, de esta manera se compensa para poder brindar con una copa de alguna bebida a elección. Esto no está mal ya que evita la ingesta de alcohol en exceso que aporta muchas calorías y genera retención de líquidos.

Luego del brindis, la mesa dulce puede ser una tentación peligrosa. El pan dulce, los budines, helados, confites, turrones y todas las variantes que hay suelen contener calorías en exceso. Al igual que la comida, lo ideal es tomar un plato de postre y poner aquellos alimentos que se quieren consumir. Es importante recordar que la comida “entra por los ojos” y muchas veces se tiende a servir más de lo que se quiere comer.

Poner porciones pequeñas va a ser de mucha ayuda, más allá de que contar con el gran aliado de las frutas secas como nueces, avellanas, almendras y castañas de Cajú, que si bien en cantidad poseen muchas calorías, tienen sin embargo nutrientes esenciales como omega 3. Un puñado de estos productos evitará que se coma de más y generan una buena sensación de “estar llenos”, saciedad

Tips de calorías de productos navideños:

· 1 rodaja grande de pan dulce: entre 300 y 400 calorías

· 20 grs de turrón: 100 calorías

· 50 grs de mantecol 260 calorías

· 14 unidades de frutas secas 100 calorías

· 1 copa de sidra 110 calorías

· 1 copa de champagne 130 calorías

· 1 botella de cerveza o vino entre 600 y 700 calorías



Sugerencias a la hora de armar un menú navideño con menor valor calórico:

· ensalada caesar

· ensalada capresse

· ensalada de hojas verdes con queso en hebras light

· ensalada waldorff con crema light

· matambre arrollado

· arrollado de pollo

· pechito de cerdo

· huevos rellenos (usar mayonesa light)



Las comidas que más calorías concentran son las que tienen crema o quesos de alto contenido graso.

Por último, bailar es una buena alternativa para bajar esas calorías de más. Mover el cuerpo va a ayudar a suprimir la sensación de pesadez, hinchazón y culpa al otro día.

Empezar el año llenos de energía es una buena alternativa para despedir el 2015 y comenzar el 2016.




Lic. Marcela Ciaño, Jefa de Nutrición de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina MN 1113