Psicología: sugerencias para pasar las fiestas en paz

Viernes 18 de diciembre de 2015
1) No hay ninguna regla que establezca que los balances deban hacerse a fin de año. Para alivianar la presión en las fiestas, es recomendable tener la rutina de hacer balances parciales a lo largo del año.

2) Es improbable que alguien en el mundo termine el año sin asignaturas pendientes. En vez de deprimirse, aproveche la ocasión para rehacerlas, renovarlas, desecharlas y lo fundamental: encontrar nuevos objetivos.

3) La Navidad es el natalicio del niño Jesús. Aproveche la oportunidad para hablar con los niños del nacimiento de Jesús, y también del nacimiento del propio niño con el que habla. A los nenes les fascinará.

4) Compartir los preparativos tanto de adornos como de alimentos es una buena oportunidad de fortalecer lazos afectivos. Aprovéchela.

5) Trate de ser equilibrado a la hora de ponerse de acuerdo en dónde pasar las fiestas. Si es motivo de conflicto, busque alternativas distintas a las propuestas.

6) Si el fin de año lo deprime, por los logros no obtenidos, recuerde que encontrar el sentido de los fracasos y la alegría en la adversidad no es tarea sencilla para nadie. Aún así, es posible.

7) Antes de consumir alcohol, piense si lo hace para disfrutar o porque necesita encubrir un sentimiento de depresión o una situación incómoda. Una borrachera más probablemente agrave un problema o lo empeore más que mejorarlo.

8) Festejar no es sinónimo de alcohol, ni de pirotecnía. Por el contrario, el exceso puede llevar a convertir una celebración en todo lo contrario. Sea prudente.

9) Si surjen conflictos familiares o percibe hostilidad, recuerde que las fiestas son sólo una vez al año. Ceda y aproveche para compartir.

10) ¿Hay algo más agotador que competir entre familiares? Pregúntese si es realmente importante quién puso la casa, quién trajo más comida o quién pago la bebida.

11) Sea honesto con usted mismo, para poder decidir con quién realmente quiere estar.

12) Se dice que las fiestas son caldo de cultivo para generar conflictos familiares. Deseche esta idea, también son una oportunidad para fortalecer lazos, crear nuevos e, incluso, resolver viejas rencillas.

13) También se puede decidir desde la adultez estar en un grupo que no nos cae del todo bien por cariño a la pareja, hijos, suegros, etc. sus padres vayan, con los adolescentes es conveniente acordar previamente.

14) En las familias de padres separados acordarán una fecha con cada uno cuando los niños se lleven bien con ambos progenitores.

15) Tenga cuidado de no convertir las fiestas en un campo de batalla entre padres cuyo divorcio es contencioso.

16) A los niños les encantan los cuentos. Relatarles la historia de la navidad, pero también el significado de los símbolos, el árbol, la estrella, seguramente los gratificará.

17) Cuando un miembro significativo falta por muerte o separación, hablar con los pequeños y adultos mayores. Contenerlos.

18) El fin de año nos enfrenta al paso del tiempo, las pérdidas que pueden llevar a la depresión. No olvide que la edad también trae experiencia, sabiduría y crecimiento. Ver el vaso medio lleno o medio vacío, depende de usted.

19) Recuerde. El mejor regalo en la navidad es la posibilidad de encontrarse todos unidos en un fuerte lazo afectivo.

Lic. Elvecia Trigo