Crisis en Brasil: Dilma cambió al ministro de Economía

La presidenta anunció la salida de su ministro de Hacienda, Joaquim Levy, en medio de una aguda crisis económica y con perspectiva de al menos dos años de recesión en el país.
Sábado 19 de diciembre de 2015
Levy será sustituido por un hombre de confianza de la mandataria, el titular de Planificación, Nelson Barbosa.

Ambos economistas adhieren a escuelas económicas opuestas. Levy, graduado en la ortodoxa escuela de Chicago, apoya su política económica en el llamado "trípode fiscal": cambio fluctuante, superávit primario y meta de inflación.

Por su parte, Barbosa, vinculado estrechamente al gobernante Partido de los Trabajadores (PT) -aunque no está afiliado- y al ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), es defensor de la llamada "nueva matriz económica".

Se trata de una escuela de economía "desarrollista" que se basa en tasas de interés más bajas, cambio más desvalorizado en relación al dólar y metas fiscales adecuadas a las necesidades económicas, que no se ve obligada a buscar el superávit primario como forma de mantener las finanzas al día.

La "nueva matriz económica" ha sembrado polémica en Brasil desde que comenzó a aplicarse, en la última etapa del segundo Gobierno de Lula.
Las diferentes visiones respecto a la política económica enfrentaron a Levy y Barbosa desde que asumieron, el 1 de enero, cuando comenzó el segundo Gobierno de Rousseff.

El drástico ajuste fiscal que Levy intentó poner en marcha para sanear la economía fue resistido por el partido de Gobierno y por los movimientos sociales y sindicales que le dan apoyo. Algunos de los principales puntos del ajuste aún no fueron aprobados por el Congreso.

La política de Levy, dueño de una reconocida trayectoria en la banca privada, también fue resistida por Barbosa, por lo que los desacuerdos entre ambos fueron la tónica durante los casi 12 meses que compartieron el Gabinete de Rousseff.

La gota que desbordó el vaso fue la decisión del Gobierno de enviar el martes al Congreso un proyecto de Presupuesto para 2016 que contempla un déficit fiscal equivalente al 0,5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), en contra de la opinión de Levy.

Un día después de que el proyecto arribara al Congreso, la agencia de calificación de riesgo Fitch le retiró al país el grado de inversión, tal como lo había hecho en septiembre la agencia Standard & Poor's.

La caída de Brasil al grado especulativo por parte de una segunda agencia calificadora precipitó la salida del ministro, llamado "manos de tijera" por su férrea defensa del recorte de gastos como forma de garantizar el superávit fiscal y el equilibrio de las cuentas públicas.

Designado para comandar la economía del país con el rol de fiador del Gobierno de Rousseff ante el mercado financiero, los rumores de su salida, a la postre confirmados, hicieron desplomar a la Bolsa de Valores de Sao Paulo, donde el índice Bovespa retrocedió 2,98 por ciento.

Levy sale del Gobierno de Rousseff con una aprobación del diez por ciento de la población, sin haber podido aplicar en tiempo y forma las medidas que a su entender son indispensables y urgentes para que la economía brasileña salga de la recesión en la que está inmersa y retome la senda del crecimiento.

A través de un escueto comunicado, la Presidencia informó que Rousseff agradeció "la dedicación" de Levy, a quien le atribuye haber cumplido "un papel fundamental para enfrentar la crisis económica".

La presidenta también le deseó al ministro saliente "mucho éxito en sus desafíos futuros".

Barbosa, a su vez, asume la cartera de Hacienda con el respaldo de sectores oficialistas, pero con una sombra de dudas por parte de opositores.
El ministro recién designado ingresó al Ministerio de Hacienda 2006, y hasta 2013 comandó diversas oficinas, como las secretarías de Acompañamiento Económico, de Política Económica y Ejecutiva.

Barbosa fue uno de los mentores de la política económica que a partir de 2008 llevó adelante el Gobierno de Lula primero, y de su sucesora después, con la que Brasil consiguió enfrentar la crisis internacional sin perder el ritmo de crecimiento.

Entre los años 2004 y 2006 trabajó junto al ex ministro de Hacienda Guido Mantega en el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

Doctor en Economía por la New School for Social Research, en Estados Unidos, Barbosa es además profesor de economía en la Universidad Federal de Río de Janeiro.